Seis humeantes caldos para combatir las bajas temperaturas

Esta lista es todo lo que necesitas para ser feliz

caldos para el frío
Foto: Las Sanadoras.

Nada como un buen caldo para calentar el cuerpo y aliviar el alma. Por fortuna, la gastronomía mexicana tiene recetas para todo tipo de antojo: con carne, pollo, maíz, verduras y hasta queso. Aquí seis deliciosos y humeantes caldos para combatir las bajas temperaturas.

Top 6 de caldos para el frío

6. Pozole

Foto: La Casa de Toño.

No tiene que ser septiembre para que le entres a un pozolito y el de La Casa de Toño es garantía. Además de la velocidad del servicio, el precio es bastante accesible y el sabor es más que cumplidor. De maciza, con sus respectivos rábanos, cebolla, lechuga y gotas de limón. Con un plato grande quedas más que satisfecho, especialmente cuando lo acompañas con sus crujientes tostadas bañadas en crema.

También lee: Tipos exóticos de ramen

5. Pancita

Foto: El Rábano de la 9.

Uno de los templos de pancita de la Portales se mudó a avenida del Imán (y avenida Libertad) para triplicar su espacio y que los aficionados al menudo no tuvieran que esperar tanto para satisfacer el antojo. En el Rábano de la Nueve hay que pedir la panza con callo, libro y cacarizo y acompañar el caldo con cebolla, chile y limoncito. Y por nada del mundo dejes de probar sus tortillas, llegan bien calientitas en una colorida canasta.

4. Caldo tlalpeño

Foto: Las Sanadoras.

Un lugar que lleve por nombre Las Sanadoras debe ser mágico y a la primera cucharada de su caldo tlalpeño curarás cualquier mal que te aqueje. El plato viene tan bien servido que prácticamente se desborda y si a eso le sumas una (o dos o tres) tortillas hechas a mano, ufff. No necesitas más para quitarte el frío y ser feliz.

3. Mole de olla

Foto: El Bajío.

Para caldos colosales, el mole de olla de El Bajío lidera la tabla. Servido en un gran plato de barro, el humeante líquido deja ver algunas piezas de calabaza, ejotes, carne y su obligado elote. Su sabor recuerda las recetas de las abuelas y es que este restaurante lleva 45 años preparando cocina mexicana. Las tostadas de pata son maravillosas, así que si quieres probarlas, puedes pedir que te dividan el mole entre dos.

2. Caldo norteño de queso

Foto: Ánimo.

Pocos lugares ofrecen caldos del norte del país y en Ánimo (sí, ya dejamos descansar el birriamen) tienen uno de queso. Se prepara con papa, pollo, crema de rancho, rajas de chile poblano, quelites de temporada y por supuesto, ese maravilloso lácteo que amamos. En la mesa encuentras una salsita de chile de árbol que le va increíble, pero ojo con la cantidad, porque si le pones de más puedes destruir el plato.

También lee: Los mejores tacos de CDMX según chefs internacionales

1. Birria

Foto: Michoacaníssimo.

Aunque ha sufrido algunas remodelaciones, El Michoacaníssimo ofrece una de las mejores birrias de la ciudad. Es cierto que su ambiente es uno de los pretextos por el que la gente va y se queda por horas (y horas), pero la birria no se queda a atrás. Puedes pedir un plato de surtida, de maciza o el consomé y tacos por separado.

COMPARTE
Viajera apasionada por descubrir historias y experiencias a través del paladar. Siempre la encontrarás comiendo algo rico y compartiéndolo en sus redes sociales.