Aquí mis chicharrones truenan

Crujiente y delicioso

Chicharroncito

En muchos países se considera que freír la piel de un cerdo para después comerla es una práctica inusual. Para nosotros, los mexicanos, comer chicharrón en sus diferentes presentaciones es una experiencia que traemos desde la cuna. Guisado, al natural, en pedazos, y completo, este bocadillo crujiente jamás pasará de moda, y por lo tanto acá te ponemos seis lugares donde saben prepararlo como nos gusta.

Tacos Gus

Se jactan de ser los mejores tacos de guisado del DF, y probablemente lo sean. Su taco de chicharrón en salsa verde viene muy bien servido y puedes acompañarlo con arroz frijoles o guacamole. Con dos tacos tendrás suficiente, con tres quedarás lleno y con cuatro te ganarás nuestros aplausos.

Ámsterdam 173, Condesa, 04455 1384 3077

Taco & Etiqueta

Sus tacos campechanos (y sesadillas fritas) son los que han hecho de la taquería todo un clásico. El éxito de su campechano radica no sólo en la innegable calidad de sus carnitas, sino también en la frescura del chicharrón hecho en casa. No olvides pedir que le pongan acicalada a tu taco (sería un grave error no hacerlo).

Ricardo Castro 77, Guadalupe Inn, 5663 2311

Arroyo

Cuando hablamos de chicharrón, no podemos olvidar que el rey del crunch es el natural. Sin salseado profundo ni bastos aderezos, unos limoncitos y sal bastan. En este sitio puedes encontrar toneladas y toneladas de chicharrón recién frito en porciones enormes listas para despedazarse y festejar a la mexicana.

Insurgentes Sur 4003, Tlalpan, 5573 4344.

La Poblanita

Otra variante salseada de chicharrón es el que va en salsa roja, y si lo quieres probar rústico y como la abuela mandaba, entonces La Poblanita es el mejor lugar. Conocemos este sitio porque son expertos en antojitos y este platillo encabeza la lista de los más pedidos y los más amados. La salsa no pica, así que date la libertad de hacer taco de chicharrón rojo y salsearlo a gusto.

Luis G. Vieyra, Tacubaya, 2614 4707.

El Jarocho

Otra versión del taco campechano. Acá usan el bistec más tierno que hayas probado, pero el secreto de la receta está en que el chicharrón está guisado con longaniza y esto no sólo le da un atractivo color rojo sino que la contundencia del sabor es innegable. Puedes pedirlo sólo con frijolitos para botanear.

Manzanillo 48, Roma Sur, 5264 7818.