¿Antojo de pasta? 5 italianos infalibles en la ciudad

Porque "la vida es una combinación de magia y pasta"

Pasta, mantequilla y mariscos, ¿qué puede salir mal?
Foto: ShutterstockPasta, mantequilla y mariscos, ¿qué puede salir mal?

Si algo aprendimos de Dev de la serie Master of None es que un plato de pasta puede cambiar vidas. Y como nada supera una pasta fresca hecha en casa, recopilamos cinco lugares italianos infalibles para echarte un buen plato:

Macelleria Roma

Siempre podemos contar con este restaurante de la Roma para aplacar el capricho de comida italiana. En especial de sus pastas hechas en casa de forma artesanal. La funghi hecha con setas deshidratadas, limón eureka y vino blanco se ganará tu corazón. Un vino tinto y estarás listo para cantar O sole mio.

Orizaba 127, Roma, 5564 0345, lun-jue 13-23 h, vie 13-1 h, sáb 10-1 h, dom 10-22 h, tc: todas.

Trattoria Isabela

En las calles de la colonia Juárez se esconde Isabella, un pequeño restaurante italiano donde hacen pizzas en horno de leña y pastas frescas todos los días. Si quieres probar algo especial, ordena la chitarrina, un espagueti muy delgado que se corta con un aparato especial; se sirve con camarones y jitomate cherry.

Liverpool 10, Juárez, 4195 0398, lun-sáb 13:30-00:30 h, tc: todas.

Trattoria della Casa Nuova

Este clásico al sur de la ciudad ofrece auténtica cocina italiana y sus pastas no son la excepción. Las preparan al momento y respetan las recetas originales de diferentes partes del país de la bota. Como el fettuccine al pesto, elaborada con un toque de papa y ejote, al estilo de Génova.

Av. de la Paz 40, San Ángel, 5616 2288, lun 18-00 h, mar-dom 9-00 h, tc: todas.

L´Ostería del Becco

Si buscas algo más refinado y 100% auténtico, L´Ostería del Becco es tu lugar. Su menú divide las pastas en frescas y de grano duro. De la primera, el pappardelle con ragú de cordero y ricotta arranca suspiros, y de la segunda el linguini con langosta y queso pecorino es un lujo que mereces probar.

Casa d’Italia

Como sacado de una escena de La Dama y el Vagabundo, este restaurante de manteles a cuadros y cocina tradicional, le hace honor a su nombre. Hay mucho por probar en el menú, pero su apartado de pastas cumple el antojo de cualquier paladar. Capellini, fettuccini, linguini y raviolis son algunas de la opciones, pero los gnocchis con salsa de jitomate y mozzarella resultan ganadores.

COMPARTE
Viajera apasionada por descubrir historias y experiencias a través del paladar. Siempre la encontrarás comiendo algo rico y compartiéndolo en sus redes sociales.