Antojitos cumplidores en la plaza de Santo Domingo

Además de una nueva carrera en astrofísica o una identificación falsa, en este barrio puedes saciar tu antojo y el hambre la próxima vez que vayas a la plaza de Santo Domingo.

Salón Madrid

Este espacio fue cantina y un refugio para los estudiantes cuando en sus alrededores era el barrio universitario. Entre doctores egresados del Palacio de la Escuela de Minería le apodaban la Policlínica. Fue fundado en 1895 por Guillermo Rondana, y después de haber sido taverna y cantina, ahora es una birrieria acompañada de churros y baguettes a la española con toques mexicanos. Aquí te puedes echar un mezcalito, cerveza o tequila para acompañar al platillo jalisciense.

Para mantener la espíritu español, trajeron desde Coyoacán a un maestro churrero que les hiciera segunda dentro del Salón Madrid. Una combinación rara pero infalible, ya que es típico de españoles ir por los churros con chocolate después de la fiesta.

Burritos Lutador

Foto: Raquel del Castillo

Los burritos nacieron para apoyar la carrera de luchador de Donovan, el hijo de César García, quien dentro de la lonchería de su mamá se puso a venderlos. Con el tiempo, los burritos se hicieron famosos entre los visitantes al Coliseo y con ello la oportunidad de patrocinar a más peleadores de la MMA (artes marciales mixtas). Entre ellos Daniel Lezama “Doberman”, Orlando “Revólver” Macías y Montserrat “Conejo”, una chica que está peleando su lugar en la UFC. Con lo recaudado compran suplementos alimenticios, vitaminas, playeras, etc. Así que ya sabes, échate un burro y apoya a la causa.

Flautas La Güera

Foto: Raquel del Castillo

Para el antojo gordo de la tarde, ellas son el remedio crocante para quien lo desea. En este local, aunque no es novedoso, sí le echan crema a las flautas, queso y salsa -de la que pica y la que no pica-. Las hay de pollo, carne deshebrada y papa, además de las navegantes (fritas en aceite) con quelites, tinga, huitlacoche y picadillo.

Gorditas de trigo

Foto: Raquel del Castillo

Aunque no tiene un puesto fijo, doña Rosa Rosas es famosa en el barrio de Santo Domingo por sus gorditas de trigo en comal de barro. La encontrarás a diario en la calle de Brasil, en la última cuadra antes de llegar a la plaza donde se encuentran los kioskos de serigrafía. Sus gorditas van acompañadas de leche condensada, cajeta o mermelada de fresa. Ella nos cuenta que al ser poblana, también trae fruta criolla: este mes toca durazno y ciruela.