Anatol: Alta cocina rústica

La nueva oferta culinaria de Las Alcobas

E. Trejo

Si hubiera que describir al Anatol en una frase ésta sería: “la elegancia de la simpleza”. La nueva oferta gastronómica del hotel boutique Las Alcobas –que hará mancuerna con Dulce Patria de Marta Ortíz Chapa– se centra en dar una experiencia de lujo alrededor de comida rústica, simple y llena de sabor.

Quienes cumplen exitosamente con esta misión son los chefs Justin Ermini y Mayra Victoria. La química en la comida no es casualidad pues es la misma que tienen los chefs que, siendo pareja, se complementan perfectamente: él con lo salado y ella con lo dulce.

Antes de hablar de la comida se debe reconocer el servicio que es digno de mención. Cada mesero sabe la carta de memoria, y no sólo esto: ejercen su propio criterio y recomiendan al cliente en cuestión, dependiendo de sus gustos, tanto platillos como maridaje con coctelería. Gracias a esto no hay dudas sobre el menú ni órdenes erróneas pues uno está perfectamente informado sobre lo que pide y cómo es que este pedido funciona a la par de la bebida.

Que esto no se traduzca como que en este lugar no hay sorpresas; si algo hay, son momentos de asombro.

Según se dice, los chefs llegaron a México de Estados Unidos con una idea de lo que cocinarían, aunque el menú no estaba concretado se disponían a trabajar con ideas preconcebidas. A su llegada a tierra azteca viajaron por el país y conocieron los ingredientes de Oaxaca, Puebla, Chiapas y demás estados. Este viaje los iluminó y la carta cambió radicalmente: decidieron utilizar su técnica refinada para darle vida a estos nuevos productos que acababan de conocer.

Flor de calabaza en témpura, rellena de queso fresco y miel, con toques de limón y sashimi de atún aleta amarilla de Ensenada, con ralladura de limón, son dos de los platillos que ejemplifican la oferta de este lugar. Ambos frescos, simples y extrañamente familiares aunque llevados a la alta cocina gracias a la presentación y uso de sabores.

Los postres no quedan atrás, en la misma sintonía presentan sabores frescos y locales, como el café de olla deconstruido: tierra de café y helado de canela y toques de piloncillo. En vez de un café con leche, por qué no un café con leche de horchata para endulzar naturalmente.

Cada temporada la carta cambiará para ofrecer nuevas especialidades. Algunos de los favoritos se irán pero serán reemplazados por platillos que obedezcan a la estación y a los ingredientes que estén en su mejor momento.

Platillos recomendados:

– Sopa de frijol con foie gras
– Arroz basmati
– Flatbread de tuétano

Presidente Masaryk #390 Esq. Anatole France  Tel. 3300 3950.