9. Todos fracasamos alguna vez

Especial

Dentro y fuera de la cocina todo lo que hagamos es potencialmente
un fracaso. Empezando por lo que puede salir mal, existen todo tipo de
combinaciones mortales, tanto de ingredientes como de situaciones y
actitudes que inevitablemente nos llevan al fracaso.

Yo, por ejemplo, prometí hacer un budín de papas hace 2 semanas…
y envuelta en una serie de casualidades, entre ellas, las vacaciones,
ineptitud, nuevos proyectos y falta de pelador de papas, no lo he hecho.

Para mi, de entrada, esto ya es un fracaso. Incluso más que intentar
hacer una salsa de quesos que se quede pegada en el sartén,
o que el
pastel quede crudo, o que se queme la galleta. 

Dentro y fuera de la cocina todo lo que hagamos es potencialmente un fracaso.

 

El
caso es que el día de hoy, he sido apologética porque me siento un
poquito chafa por no haber cocinado, peeeeero tuve un viaje de por
medio en las vacaciones del que estaré contándoles la próxima semana.
Además por el hecho de que me siento en deuda con este espacio, con los que me leen y disfrutan de hacer sus propias comiditas. Por
cierto, he recibido un par de comentarios en twitter (@inafete) de
personas que disfrutan del blog, así que no duden en mandar sus
sugerencias, cometarios y recetas a la sección de comentarios para
poder hacer cosas con ustedes. 

En la lista de promesas sólo he acordado experimentar con
caracoles, que @RafaelVega me va a proveer durante estos días. Así que
estén atentos porque seguro que no habrá sopita de caracol, sino algo
más edgy tipo caracoles al tequila o algo por el estilo. 
Y quiero agradecer personalmente a @juan_antonio_ que está siempre al pendiente del hashtag #chefinafete.


Por lo pronto les dejo la recetita de las papas para que ustedes si las hagan:

Necesitan (Para un budín medianito):

1 pyrex mediano
4 papas medianas
1/4 de Kilo de jamón
1/4 de Kilo de queso manchego rallado
1 barra de queso crema

1/2 litro de crema
1/2 taza de leche entera
Un poquito de mantequilla (sólo para engrasar el molde)
Sal y pimienta

Lo que tienen que hacer es:
-Hervir
las papas en agua con una pizca de sal hasta que al picarlas con un
tenedor no haya resistencia (aproximadamente 45 minutos).
-Sacar las papas del agua y dejar entibiar. Si se pelan inmediatamente después se van a desintegrar y tendrán que hacer un puré.Precalentar el horno a 250 grados. 
-Cortar las papas en rebanadas más o menos gruesas. Osea… no van a hacer papas fritas.

-Sazonar las papas con sal y pimienta al gusto.
-Engrasar el pyrex con la mantequilla. 
-En
un bowl, mezclar el queso crema con la crema y agregar la leche poco a
poco. Tal vez no la usen toda, lo importante es que quede consistente
la mezcla.

-Agregar un toquesito de sal y pimienta a la mezcla de lácteos. Colocar
una capa de papas en el pyrex, una de jamón, una de mezcla, una de
papas, una de queso, una de mezcla y repitan hasta llegar hasta arriba
del pyrex o se les hayan acabado las papas.

-Colocar una capa de queso rayado hasta arriba con la mezcla que
haya sobrado. Es importante que usen todo el queso que puedan para
gratinar, porque dará el toque de espectacularidad que sus platillos
merecen. 
Finalmente, lo meten al horno aproximadamente 15 minutos, o hasta que el queso del gratín se derrita y comience a dorar. Servir caliente. 


¡Bon Appétit!