3. Dedos de queso

Para aficionados

Esponjositos,  escurridizos por dentro y crunchys por dentro. Los dedos de queso son (salvo para los intolerantes a la lactosa, claro) la botana más fácil no sólo de preparar sino de comer. Queridos no sólo por ser de queso sino por su versatilidad: se les puede agragar cualquier salsa para darle un twist al sabor. Por gorditos y no tan grasosos recomendamos los del Woko.

¿Quieres hacerlos en casa?

Necesitas:
-300 g queso manchego rallado
-2 cucharaditas cilantro finamente picado1/2 taza pan molido
-2 huevos
-3 cucharadas aceite
-sal y pimienta

 Luego:
-Combina el queso manchego con el cilantro y un cuarto de taza de pan molido. Sazona con sal y pimienta.
-Incorpora a la mezcla anterior un huevo ligeramente batido, mezcla hasta obtener una pasta.
-Forma los deditos al tamaño deseado y sumérgelos en el huevo restante, cúbrelos con pan molido y refrigéralos 8 horas.
-Fríelos en aceite caliente y escúrrelos en servilletas de papel.