Vacío legal, el origen

Revista Obras

Las vallas operan en México desde el año 2000, pero a la fecha no existe un censo gubernamental, ni de las propias compañías en conjunto. Jorge González de Aragón, representante de Grupo Vallas, presume que su empresa fue pionera en este rubro a partir de que “nos asociamos con un grupo que tenía experiencia en Sudamérica y vimos que en México estaba esta necesidad, este vacío. Vimos que la ley en aquel entonces no contenía una prohibición”, comenta en entrevista con Obras.

Otro empresario, Ricardo Escoto Núñez, director general de Grupo Rentable, recuerda que desde marzo de 1997 –cuando aún era jefe del Departamento del DF el priista Óscar Espinosa Villarreal– las autoridades capitalinas suspendieron los trámites para obtener licencias de publicidad exterior.

Como consecuencia, de 2000 a 2007 las vallas tuvieron un boom en la capital del país. Los anuncios publicitarios a ras de piso –autorizados para establecerse sólo en predios en construcción, lotes baldíos o estacionamientos– proliferaron (como hasta hoy) rodeando jardines, casas habitación e, incluso, parques públicos.

“Todas las empresas se salieron de control, hacían lo que querían (…) Y todas ellas –todas– tienen irregularidades”, afirma Daniel Escotto Sánchez, titular de la Autoridad del Espacio Público, organismo desconcentrado de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) del Distrito Federal encargado de supervisar y otorgar permisos, entre otros rubros, a la publicidad exterior.

La Ley de Publicidad Exterior del Distrito Federal, aprobada por la Asamblea Legislativa en 2010, permaneció sin ejecución dos años, por la falta de su reglamento. La creación de este documento recaía en la figura de Consejo de la Publicidad Exterior, un órgano consultivo de Seduvi para la regulación urbana en el que intervienen representantes académicos, del gobierno y de la iniciativa privada.

En el consejo participan como consejeros titulares la Asociación de Publicistas en Exterior (APEX), la Asociación Mexicana de Publicidad Exterior (AMPE); mientras que el Consejo de Industriales de la Publicidad Exterior (CIPE) es consejero suplente. Después de 24 meses lograron consenso con las autoridades para elaborar el reglamento publicado en agosto de 2012.

Los contructores ¿víctimas o cómplices? da clic en siguiente para saber.