10 Causas irrefutables de tu soltería

¿Por qué no sales ni en rifa?

Especial

Sabemos que el destino puede ser el culpable de que tus planes amorosos aún no se hayan llevado a cabo. Es una posibilidad, aunque no nos hagamos tontos, hay cientos de factores que podrían estar truncando tus planes: desde tu forma de actuar hasta tu forma de reír. Por ahí dicen que la desesperación se huele y la tuya no debe ser la excepción.

En esta nota juntamos las razones que te están alejando hasta las moscas. Echa ojo antes de que te conviertas en el(la) tío(a) solterón(a).

1. Risa escandalosa

Nadie quiere a la bruja del cuento riendo a su lado. Hay de risas a risas: las divertidas, que hasta contagian, y otras con tonos muy peculiares y escandalosos que molestan. Si tienes la risa así, modúlala. Reír como una loca de manicomio en medio de cualquier restaurante puede resultar molesto para tu pareja.

2. Voz de bebé

Ya no tienes tres años. No es necesario que hables así para pedir un favor o para decir algo sexual. Aunque lo creas sexy, no lo es. Tu pareja no es tu mamá (papá) consintiéndote. Cualquiera sale corriendo al tercer día si a su lado tiene a alguien tan ridículo. Luego no te quejes de tu soledad.

3. Intensidad para todo

Está increíble considerarse una persona intensa, con convicciones fuertes e ideas muy claras sobre qué es lo que quieres. La clave está en que todo eso no se convierta en un discurso constante sobre lo que quieres, mereces y lo que no vas a permitir en una pareja jamás. Eso de estarles leyendo la cartilla cada 10 minutos resulta muy desgastante. No te sobrevalúes, pon los pies en la tierra y deja el tema de lo que buscas en la vida por un rato. Eso se nota, no se habla.

4. Te crees Hitler

Cada quien sus vicios y malas mañas; es un grave error analizar cada uno de los movimientos del susodicho y cuestionarlo: “ya llevas tres cigarros”, “¿y así bebes siempre?”, “te voy a llevar a cambiar ese corte de pelo”, “ponte el suéter, hace frío”. No estamos en la escuelita, este tipo de comentarios espantan a quien sea.

5. Hablas de planes a futuro en la primera cita

Pésima idea hablar de hijos, perros labradores y mamavans en las primeras citas. Imagínate lo que los(as) aterras con tanta información de más. Debes aprender que las primeras citas son para comportarse sutil, amable y dispuesto, sin complicaciones. Nadie quiere enrollarse en una situación pesada y con tantas reglas. No te comportes urgido(a), que no parezca que lo(a) quieres amarrar para casarte. Evita comentarios como “estoy en busca del amor de mi vida, yo ya no me ando con juegos, quiero formalizar”.

6. Eres excesivamente fiestero(a)

Nadie quiere un party animal en su vida. Una cosa es echar fiesta y otra muy diferente tener a un imparable como pareja. La responsabilidad y la madurez van de la mano con estar libre de excesos. Si sigues siendo un mega borracho, difícilmente encontrarás una pareja que te quiera seguir el paso. Aprende a divertirte sin tanto alcohol y dile bye a los shows y escenitas, de lo contrario serás solterón(a)

7. Hablas de tus exs

Esta es regla de oro: no puedes hablar de tu historial amoroso con pretendientes ni parejas. A nadie le interesa saber como era el(la) pasado(a). Te podemos asegurar que mientras sigas intenseando con el tema estarás soltero(a) y sin ninguna esperanza. Si aún no superas tus relaciones pasadas date un tiempo de duelo y no quemes cartuchos que podrían ser una buena opción más adelante.

8. Te luces

No te portes como una loca en concurso de retos: “mira, soy súper elástica (y dando vueltas de carro por el restaurante)”, recuerda que la primera cita no es una exhibición de tus aptitudes personales. Esas cosas las irás sacando conforme el tiempo avance. Otro detalle es que si te encuentras amigos no los saludes como si fuera el fin del mundo, ultra emocionado(a). No incomodes a quien está contigo. Evita lucirte excesivamente.

9. Eres muy desordenado y sucio

Una persona fodonga espanta a cualquiera: dientes sucios, calcetines de diferentes colores, una casa desordenada, en fin, toda esa serie de detalles que no debes descuidar. Hablan pésimo de ti y sobre todo de tu educación. Aprende a tener una rutina para mantener todo en su lugar. Ser ordenado habla de mucha madurez, aunque no lo creas. Evita la soltería mostrando un rostro responsable. Nadie quiere una pareja vestida de pants siempre.

10. Excesivamente familiar

No incluyas a tus ligues recientes en todas las actividades que tu familia organice. Recuerda que el exceso de convivencia puede ser muy pesado. Además, lo sabemos, nuestras familias son intensas y pueden espantar a cualquiera. Espera a tener más confianza; no formalices inmediatamente. Que le cueste trabajo formar parte de tu tribu.