Las excusas más chafas

¡Godínez que se respeta sabe mentir!

Especial

La Eurocopa apenas va agarrando ritmo, pronto veremos los partidos más importantes (esos de matar o morir, donde el que pierde se va a su casita). Son los juegos más esperados, donde los equipos se brindan al 100% y no especulan con el resultado. Pero el menú deportivo no termina ahí, falta muy poco para que empiecen los Olímpicos de Londres 2012, el sueño de todo atleta y la ilusión de millones de fanáticos en el mundo.

Quienes disfrutamos este tipo de eventos no vamos a querer perdernos un solo instante y, como dudamos que nuestros jefes quieran ponernos una televisión en la oficina, ¿por qué no mejor buscamos otra solución?

Según los resultados de una encuesta realizada por Kronos (la de los relojes checadores en las oficinas) a la que respondieron empleados de Australia, Canadá, China, Francia, India, México, Reino Unido y Estados Unidos la respuesta está en las excusas.

Estos fueron los resultados…

Caso 1: ¡México juega la final de futbol varonil y va por la medalla de oro!

…Bueno se vale soñar, ¿no? Te crees muy inteligente al llamar a tu trabajo, poner voz ronca y tuberculosa, para decirle a tu jefe: “Me siento muy mal, no puedo ni hablar, creo que no podré ir”. A tu jefe no le queda más remedio que decirte un: “Bueno que te recuperes” acto seguido, corres a la tienda por un seis de cervezas, botana y todo lo necesario para disfrutar de tan importante encuentro. 

Según el estudio, 21% de los mexicanos admitieron usar esa táctica.Los chinos están peor, les corresponde el 58%.

Caso 2. ¡México vs Estados Unidos en el Estadio Azteca!

El partido más esperado de la eliminatoria mundialista, si el conjunto tricolor gana, elimina a su vecino del norte de la Copa del Mundo. No importa que el juego sea un miércoles a las 9 de la noche, como sea tienes que estar en las gradas del Coloso de Santa Úrsula, con la playera verde bien puesta, la cara pintada con los colores nacionales y la bandera ondeando en todo lo alto.

Para tu satisfacción y la de todo el país, México goleó 4-0 a Estados Unidos, fue tanta tu alegría que te pasaste de cervezas y corriste a festejar al Ángel de la Independencia, por supuesto terminaste a las 3 am en completo estado de ebriedad, pero, eso sí, feliz por el triunfo de la selección.

Son las 7 am, traes maquillaje en la cara, sigues borracho y ¿por qué no? decides reportarte crudo, digo… enfermo.

Según el estudio, en México el 16% de los empleados ha ocupado esta técnica. El primer lugar se lo llevó otra vez China con el 54%… ¿qué le pasa a los chinos?

Caso 3. ¡Juegas la semifinal el sábado pero… tienes que trabajar!

Tu pasión es el futbol y lo practicas seguido, no juegas sólo en un equipo, sino en tres diferentes, prácticamente tu salario se te va en pagar arbitrajes, comprar uniformes, zapatos de futbol y la respectiva cerveza al término de cada juego (porque te han dicho que la cebada es muy buena para rehidratar el cuerpo).

Bueno pues te acaban de avisar que tienes que trabajar el sábado y justamente para ese día en la mañana programaron la semifinal de la liga en la que participas los fines de semana. No te queda más remedio, tienes que jugar si o si, por lo que desde el viernes finges dolor de estómago, y como bien dice el dicho: “enfermo que come y mea que el diablo se lo crea” hasta te aguantaste el hambre y en la hora de la comida apenas le diste dos cucharadas a tu consomé de pollo.

Planteaste el terreno para el sábado llamar a tu jefe y decirle que crees que te dio tifoidea y vas a faltar porque vas directo al hospital esperando no sea nada grave. ¡Por supuesto te fuiste a jugar la ansiada semifinal!

El estudio reveló que China otra vez ocupa el primer lugar con el 49% de empleados que ha usado esta mentira y México no se queda muy atrás, ya que el 18% de los encuestados admitieron haber faltado al trabajo para irse a practicar algún tipo de deporte.

Por lo menos nos arrepentimos de nuestras mentiras, ya que la encuesta indicó que el 85% de mexicanos que fingen estar enfermos para no ir a trabajar manifestó que se siente “al menos un poco culpable”.

Según Kronos, el ausentismo de última hora le cuesta a las organizaciones el 8.7% de su nómina cada año, una cifra bastante alta. Así que ten cuidado, no vaya a ser que en los próximos Juegos Olímpicos pierdas tu chamba por fingir estar enfermo y faltar al trabajo.