Esta es la cola mas valiosa de la CDMX

Armen la vaquita y apoyen una buena causa

cola de dinosaurio
Foto: Morton Casa de Subastas.

Te juramos que no estás en la Isla Nublar de Jurassic Park y que no se trata de una broma, como las del Día de los Inocentes. La tarde de este martes 16 de enero será subastada una cola de dinosaurio en nuestra ciudad y parte del dinero recaudado se destinará a la reconstrucción de escuelas dañadas por los terremotos de septiembre pasado.

La cola de dinosaurio que será subastada es de un Atlasaurus imelakei, especie que vivió a mediados del periodo jurásico –hace aproximadamente 165 millones de años–, en lo que hoy conocemos como África y cuyo nombre significa «lagarto del Atlas».

Si traes morralla en los bolisllos, te contamos que el precio de salida de tan peculiar subasta es de 1.8 millones de pesos, uno 95,000 dólares, de acuerdo con Morton Casa de Subastas, organizadora del evento.

Según los organizadores, la cantidad que se logre recaudar por encima del precio de salida será destinada a la Fundación BBVA Bancomer, con el objetivo de atender a las más de 5,000 escuelas que resultaron dañadas por los sismos.

El ganador de la subasta de la cola de dinosaurio deberá tener en cuenta que la pieza que va a comprar mide 4 metros y pesa 180 kilos.

Si crees que es una cola muy larga, más que la del antro de moda en la CDMX, debes saber que la cola completa de un Atlasaurus imelakei medía aproximadamente 17 metros de largo y tenía un peso de alrededor de 22 toneladas.

La cola de dinosaurio que será subastada proviene de Marruecos y los paleontólogos se tardaron alrededor de 300 horas en limpiar cada uno de los huesos.

Luego de ese proceso, un grupo de científicos de la Universidad de Utah, en Estados Unidos, se encargó de ensamblar las piezas para colocarlas de la misma forma en la que se veía a mediados del periodo jurásico.

Al llegar a la CDMX, la cola de dinosaurio fue trasladada a una galería que se especializa en fósiles y cristales.

La idea era que la pieza adornara las nuevas oficinas de BBVA Bancomer, pero, después del sismo, el banco contactó a la casa de subastas para venderla y ayudar a los damnificados.