La Independencia en el S. XXI

Cómo hubiera sido el movimiento en estos tiempos

Hikaruga

Conspiraciones a larga distancia

Habrían sido mediante mensajes privados de Facebook, o Hangouts de Google&#43. Tendríamos a los insurgentes metidísimos en sus computadoras y smartphones comploteando y planeando estrategias.

 

Miguel Hidalgo no habría sido un sacerdote

Casi todos los insurgentes serían intelectuales de la UNAM. Sería normal encontrarlos cheleando o discutiendo en los bares y cafés de Coyoacán, intentando de convencer a los demás de “luchar por la causa”.

 

El grito habría sido vía Twitter

Imagínense el timeline de @DonMiguel53: “¡Viva México!” Y todos contestando: “@DonMiguel53 ¡Viva!”. Nos preguntamos la cantidad de RT que tendrían esos mensajes. Lo que sabemos con seguridad es que #Independencia y #VivaMexico serían Trending Topic. 

 

Y si hubiera sido en persona…

El grito habría sido en el Ángel (que no sería de la Independencia, claro). Como parte del movimiento, habríamos tenido una “Marcha por la Independencia” a la que todos habrían ido vestidos de blanco con estandartes de la Virgen de Guadalupe… Algunos irían desnudos, a fin de cuentas, independencia es libertad, ¿No? Probablemente hasta tendríamos un concierto conmemorativo con un nombre tonto como “Voces por México”. 

 

Todos tendríamos la misma foto de perfil

Sí, la Independencia –como todos los movimientos sociales actuales– contaría con su propia imagen para usarla en el perfil de Twitter y Facebook. Tendría que ser roja, porque por alguna razón, siempre hay que hacer alusión a la sangre, y diría algo así como “No más España”.

 

El ‘Pípila’ no habría tenido que cubrirse

En la actualidad, la gente que incendia lugares no necesita cubrirse con losas…, sólo basta con un cerillo e imaginación para quemar el lugar, huir descaradamente y fingir sorpresa ante el “accidente”.

 

Nuestros intentos fracasarían varias veces

Hoy las grabaciones telefónicas están a la orden del día. En las noticias, encontraríamos alguna grabación de alguna llamada confidencial entre Hidalgo y Morelos, en la que hablarían de rebeliones. Esto haría que el movimiento se retrasara para desmentir rumores. 

 

Habría muchas colectas

Porque no puede faltar la cooperación ciudadana, afuera del súper, del cine, de la escuela… donde sea, la gente estaría boteando por la Independencia. No sabemos exactamente para qué se usaría el dinero, pero ahí estaría. Y, por si eso fuera poco, nuestra cooperación incluiría el ciberespacio: nos llegarían invitaciones para unirnos a grupos de “Necesitamos juntar un millón de Likes para la Independencia”. Como si la manita de “bien por ti” tuviera poderes diplomáticos. 

 

Se compondrían insurgen-corridos

Estos relatarían las batallas y secretos de Miguel Hidalgo y José María Morelos. Los intérpretes de estos corridos morirían asesinados misteriosamente, claro.  Sin embargo, es precisamente esto lo que los lanzaría a la fama. 

 

La entrada del Ejército Trigarante

Para la entrada del ejército, en la consumación de la Independencia, tendríamos un mega desfile de carros alegóricos por Reforma y alebrijes de papel maché en los que gastaríamos exhorbitantes sumas de dinero. En México, podemos tener gente hambrienta y sin educación, pero es imperdonable no gastar en festejos.