Servicios de antaño en el DF

Oficios a la antigüita que todavía sobreviven

Si estás buscando que te consienta un barbero o quieres restaurar esa vieja foto de la abuela, checa nuestra selección de oficios a la antigüita que para nada están pasados de moda

Restaurador de fotos

Para retocar una imagen digital basta con conocer los rudimentos de Photo Shop u otros programas similares. Pero para restaurar una imagen impresa hay que tener el talento de un pintor. Por eso cuesta cada vez más trabajo, incluso en la calle de Donceles, dar con alguien como Jorge Novelo. Diseñador de profesión y con estudios en la Esmeralda, tiene más de treinta años de hacer no sólo retoques sino retratos con aerógrafo copiados de cualquier fotografía. Orgulloso muestra los favoritos colgados del muro: Dolores del Río, Jorge Negrete, María Félix, hechos con un nivel de detalle que sí inspira dejarle a cargo la foto de los propios ancestros. Eso sí, siempre y cuando uno le advierta que la puede dejar así como viene, en blanco y negro, sin necesidad de adivinar cuánto labial ni cuánta sombra verde menta portaba la abuela.

 

Donceles 75, 2º piso, Centro, 4149 6428, lun-dom 11-19 hrs,  sólo efectivo.

 

Reparación de calzado y maletas

No a cualquiera se le deja encargada una maleta Louis Vuitton, ni siquiera una Tumi, con un cierre descompuesto o una rueda rota. Tampoco un par de zapatos Manolo Blahnik, John Lobb o Jimmy Choo. Para eso hay locales como La Bohemia, en el corazón de las Lomas: desde 1940, Omar González, segunda generación de especialistas, se encarga de hacer que estos objetos-obras-de-arte pasen también de generación en generación.            Pero a Omar lo visitan jovencitas, señoras y señores por igual, porque entre pies de remachar, hormas y estantes repletos de tintas de todos los pantones imaginables, luce también una piel de cebra y una cabeza de oso: no sólo tiene clientes-amigos taxidermistas, sino también aquéllos que gustan de tener sus trofeos de caza en perfecto estado.

 

Monte Everest 730, Lomas de Chapultepec, 5202 4429, lun-vie 10-18 hrs, sáb 10-15 hrs, sólo efectivo.

 

Cerería ‘La Purísima’

Las cererías tuvieron su auge antes de la electricidad, pero las velas siguen siendo una tradición. “Toda persona que necesite cera labrada y en marqueta completamente pura para venerar, acuda a esta casa”, es la frase en las tarjetas de la cerería más clásica de esta megalópolis. Junto a un retrato del General Cárdenas y frente a una imagen de la Purísima Concepción, nos atiende José Olivares Gómez, uno de los siete nietos del fundador, Don Catarino Gómez, cuyo establecimiento, desde 1907, se ha dedicado a la venta y factura de velas. Tienen una gran variedad de velas, ceras, parafinas y cirios de primera calidad, artesanales e industriales y de diversos tamaños y colores: pequeñas para candelabro de buró, de bautizo, de primera comunión y de bendición, además de velas especiales para el Día de Muertos, listas para iluminar el camino de quienes se nos adelantaron.

Mesones 172, Centro Histórico, jolivaresgomez@gmail.com, 5542 5492, lun-sáb 8-19:30 hrs, sólo efectivo.

 

Le Parisienne

La barba, el bigote y el peinado de muchos residentes de la Condesa –artistas, hipsters y jóvenes chefs y también hombres de edad que habitan el barrio décadas antes de que éstos otros nacieran– son obra de Juan Tirado, el barbero más solicitado quizá del barrio entero, y una de las más fiables fuentes de información sobre la historia y las historias de la colonia. Su primer empleo fue de bolero en la peluquería del difunto hotel Regis del centro: ahí aprendió el oficio de cortar y pintar cabello así como, al cabo de dos años, los boleros que se ocupan del calzado en Le Parisienne siguen aprendiendo. Porque aquí a los clientes se les consiente desde las toallas húmedas, hasta el momento del toque final con las fieles tijeras Solingen que Juan usa desde hace más de treinta años. Y que, a pesar de las insistentes ofertas de comprar el local, piensa seguir utilizando un largo rato más.

Ámsterdam 197, Condesa, 5564 5174; lun-vie 10-20:30, sáb 9:30-7:30 hrs, sólo efectivo.

 

Sombrerería Escandón

Aunque ya estemos bien entrados en la segunda década del siglo XXI, el arte de la sombrerería en la Ciudad de México todavía tiene grandes exponentes: si necesitas reparar, comprar o mandarte a hacer cualquier tipo de sombrero, a tu gusto y medida, te recomendamos la Sombrerería Escandón. Fundada en 1950 por el padre del Sr. Ignacio Reyes, sombrerero de nacimiento y vocación quien heredó el oficio familiar, esta sombrerería enclavada en un barrio de tradición, y por la cual han pasado personajes como Javier Solís y Eulalio González “El Piporro”, ofrece todos los servicios que necesites: lavado y planchado, compostura, modificación y manufactura a la medida. Encontrarás a la venta ejemplares de copa alta, charros, bombines, tejanos, Fedora, Porkpie (a la Buster Keaton) y de muchos materiales (lana, pelo de conejo, fieltro, tela). Ya sabes: “Es mejor no hacer caravana con sombrero ajeno…”.

José Martí 140, Colonia Escandón, 5276 0947, lun-sáb 11-19 hrs, sólo efectivo.

 

Encuadernaciones Solorio

Desde hace más de 36 años el Sr. Solorio practica una tradición que va más allá de la escritura o la edición, es por sí misma un oficio casi milenario: la encuadernación, a la cual se debe la conservación, manejo y presentación de ese invento que llamamos libro. Si necesitas encuadernar una tesis o quieres darle una presentación especial a algún libro de lujo, en tirajes que pueden ir hasta los 15,000 ejemplares, este taller cuenta con todo lo necesario para satisfacer a los más exigentes, ya sea a mano, cosida y pegada, o a través de procesos industriales: encuadernación en rústica, cartoné, espiral, grapada, plegada, térmica, estampada o alzada. Además ofrece todo tipo de acabados y empaques, como carpetas, estuches y cajas en piel, tela, papel y materiales sintéticos.

Resina 253, Granjas México, 5650 6844, lun-vie 8-17 hrs, tc: todas.

 

Librería El hallazgo 

A pesar del auge de la letra digital en dispositivos y pantallas, el oficio de buscar y recomendar libros no ha desaparecido. Prueba de ello es Max Ramos de la librería de viejo El hallazgo. Entre estantes repartidos por géneros (literatura en inglés, arte, teatro) podrás encontrar desde primeras ediciones hasta novelas recién salidas de las imprentas de habla hispana. Si buscas alguna rareza bibliográfica Max podrá guiarte y conseguir el título en cuestión. Además, si fuiste suficientemente sutil, quizá te invite a El Burro Oculto (librería secreta a unas cuadras, a la que se accede por invitación personal). Al final, te recomendamos que pases la mirada por el techo: está repleto de los “hallazgos” íntimos (papeles, flores, separadores, fotos) encontrados dentro de los ejemplares que caen en sus manos;  en la jerga de los libreros mexicanos se conocen como tripas.

62098Librería
Librería (Librería El Hallazgo)

Mazatlán 30, Condesa, 5211 6393, lun-sáb 9-21 hrs, tc: todas excepto AMEX.

 

Sastrería y camisería Gilberto Ortiz

¿Cuántas veces no has sabido qué ponerte para la recepción en la noche o para una importante cita de trabajo? En lugar de revisar tus prendas o deambular por las tiendas por algo especial, te recomendamos conocer la sastrería y camisería Ortiz. El Sr. Gilberto se especializa en crear prendas de vestir “hechas a la medida” (bespoke tailoring como gustan llamar a este arte en Saville Row, la calle de los sastres en Londres). Elige las telas de tu preferencia, lleva tu diseño o, mejor aún, déjate guiar por los más de veinte años de experiencia de este tradicional sastre y descubre la belleza que significa llevar puesta una prenda única. Composturas en general, zurcidos, ajuste de dobladillos o bastillas, creación de camisas y chalecos y finalmente el gran arte: confección de vestidos y elaboración de trajes. Factura inmejorable y elegancia personalizada de la mano del Sr. Ortiz.

Londres 209, Cuauhtémoc, 5514 1713, lun-vie 11-15 y 16-21 hrs, tc: todas.

 

Casa Rosano

Desde 1952, el oficio de enmarcar tiene a sus mejores y más finos exponentes de la Ciudad de México en Casa Rosano. Atendida personalmente por los hermanos Andrea y Jorge Rosano Gamboa, esta tercera generación egresada en Artes Visuales y Diseño por las Escuelas de Bellas Artes ha sabido mantener y conservar el prestigio de la marquería. Reconocidos por su trabajo a nivel nacional e internacional con importantes instituciones, artistas y coleccionistas privados, los Rosano se han mantenido durante seis décadas como una de las familias de marqueros más reconocidas del país. Ávidos de renovarse, los Rosano han sabido incorporar las nuevas tendencias en materiales y acabados en el diseño de marcos, y en la actualidad incluso han abierto su espacio en el Edificio Balmori para la muestra y venta de obra de artistas emergentes.

Orizaba 101-D, Colonia Roma, 5511 7768, 5525 6108, lun-vie 11-19, sáb 11-16 hrs, tc: todas.

 

Joyería-Relojería México

Parece un milagro, que entre rascacielos que reemplazan casas y Oxxos que arrasan con las misceláneas familiares sobreviva en uno de los flancos del Parque México el negocio de reparación de relojes y joyería de don Florentino Becerra Montes. Sobre todo en una época en que la precisión satelital de los teléfonos celulares ha vuelto obsoleto el aspecto práctico de los relojes, relegados ahora a adornar muñecas o muros –como los cucús que adornan el local al lado de las efigies de Zapata y Benito Juárez. El dedicado artesano originario de León Guanajuato tiene cuarenta años en este preciado rincón; aunque ya van a ser sesenta desde que su padre, ante su renuencia a unirse a la tradición familiar de zapateros, le consiguiera un puesto por primera vez en un taller de relojero. Los tiempos están algo difíciles, pero nada a lo que don Florentino no sepa responder: ahora, además, de alhajas finas repara fantasía, y está abriendo los domingos.

Av. México 184-C, Condesa, lun-dom 12-21 hrs, sólo efectivo.