Se dejan venir los alemanes

Inicia la 11ª Semana de Cine Alemán

Cortesía

Después de 11 años, la Semana de Cine Alemán, que organiza el Goethe Institut y la Cineteca Nacional, se ha vuelto una tradición. En esta edición se centrarán en el tema de lo privado y la vida cotidiana, bajo la amenaza constante de una crisis. Y aunque en esta ocasión no hay Cineteca donde proyectar las películas, una selección de 11 filmes (tres documentales y siete de ficción) se podrá disfrutar, por primera vez, en salas comerciales de Cinépolis –en los complejos Diana, Universidad y Perisur–, además de en la sala José Revueltas del Centro Cultural Universitario.

Dentro del programa también se proyectará una retrospectiva de nueve cintas del director alemán Andreas Dresen, quien estará presente en algunas de las proyecciones para interactuar con el público.

La inauguración se llevará a cabo el miércoles 8 de agosto a las 20 horas en el Teatro de la Ciudad, con la presentación de la película silente Berlín, sinfonía de una gran ciudad (Walther Ruttmann 1927), que será musicalizada en vivo por el músico mexicano Alex Otaola y el Kräut Ensamble, una agrupación que fue creada exclusivamente para este evento. La entrada es libre pero de cupo limitado, así que hay que llegar temprano.

El resto de la programación comenzará a partir del 10 de agosto y hasta el 23 del mismo mes. Y aunque las proyecciones se llevarán a cabo, en su mayoría, en cines comerciales, los precios son bastante accesibles (35 pesos por película, o puedes comprar un cine-bono de 120 pesos que incluye la entrada a cuatro películas).

http://www.youtube.com/watch?v=EpOWET8K2nw

Nuestras recomendaciones para esta edición de la Semana de Cine Alemán son:

Alto en el camino (Andreas Dresen, 2011)

La enfermedad terminal de un padre de familia causa un grave trastorno a su familia, que tendrá que resignarse a lo inevitable. Con una estética hiperrealista que raya en lo documental, esta película fue ganadora de la sección Una cierta mirada, del Festival de Cannes y es considerada la mejor película alemana del año pasado.

Lo que queda (Hans-Christian Schmid, 2012)

Una familia que parece tenerlo todo se reúne para disfrutar del fin de semana: una postal perfecta, hasta que la reunión despierta viejas rencillas entre los miembros de la familia, hasta trasformarla en una pesadilla. Una película compleja, pero con una intensa carga emotiva; casi tanto como los secretos e intrigas detrás de esta familia “perfecta”.

Tótem (Jessica Krummacher, 2012)

Una joven contratada como empleada doméstica se ve involucrada en la dinámica diaria de una familia alemana, que vive sumergida en esa violencia ligera, donde nadie parece preocuparse el uno por el otro. Una película que trata sobre la insensibilidad dentro de lo cotidiano, y que causa distintas emociones, excepto la indiferencia.

Si quieres conocer la programación completa puedes visitar el sitio de la 11ª Semana de Cine Aleman.