Ricos y deliciosos tamales

Esas melod?as que nos ponen a bailar queramos o no

Sonido de: 

8. Choque

Cada día es más común escuchar el rechinido de las llantas y el crash que hacen los autos cuando se estampan, o porque están en el tráfico y no calculan o porque se sienten pilotos de autos de carrera. Tristemente, oír el sonido de un accidenteautomovilístico en el DF se ha vuelto igual de común que escuchar el ladrido deun perro.

9. Golpecitos en el auto para "ayudarnos" a estacionar

Una de las cosas que más molestan a los automovilistas es que le digan cómo manejar o cómo estacionarse y que lo hagan golpeando el vidrio, la cajuela o cualquier otra parte de tu automóvil. Ese sonidito de tu tum, tu tum, tu tum es como una especie de clave morse que te da instrucciones para estacionarte mejor. Es todavía peor si quien lo hace es un viene-viene, que seguro siente que por ese auxilio ya merece sangrarte.

10. El silbido de los camotes

Éste lo toleramos cuando lo escuchamos a tres calles de distancia, pero es realmente insufrible cuando nos toca el chillido justo a nuestro lado. Es lo máscercano que tenemos al sonido del silbato de una máquina de vapor, lo cual lo hace medio nostálgico. Cuando lo escuchamos sabemos que podríamos entrarle a un buen camote cubierto de lechera, chispas de chocolate, mermelada y crema. Todo sin albur. 

11. El pajarito de los semáforos "inteligentes"

Es nuevo y eco-friendly (aunque nada más sea porque es el chillar de un ave recién nacida en primavera, a nosotros nos gusta creer que es de un pajarito bebé, ¿okei?). Funciona como una guía, fue creado para anunciar el justo momento en que podemos pasar la calle. Los más agradecidos con este nuevo sonido son los invidentes (aunque si tienen uno al lado, avísenle si el que viene en la calle no se paso por el arco del triunfo el semaforito). El chillido se pone intenso cuando ya quedan pocos segundos

12. Una buena mentada 

A ver, hagamos un recuento, ¿cuántas veces al día escuchamos el clásico "tu, tu, tu, tu, tuuuu"? Esta tonadita –que nos hace pensar en nuestras madres– puede ir acompañada del sonido del silbato de los agentes de transito, del rechinido de las llantas del auto, de un grito. Funciona algo así como con el gordo y el flaco, como la carne y la uña, como el taco y la salsa.

13. Fiu, fiuuu

Éste es bien popular. Sucede a alguna anatomía muy bien formada que pasa justo delante de nosotros. Aunque hay otros silbidos –como el que se escucha en el cine cuando la película no corre o en los conciertos– éste es uno muy usado, incluso por quienes no saben silbar. 

Los que no podían faltar 

14. La grabación de la crema de tepezcohuite, la del fierro viejo (Se compran, colchones, refrigeradores, estufas…), la de los circos (más escuchada en los "suburbios" chilangos). 

15. Los organilleros.

16. Nieve de limón, la nieve.

17. Alegrías, alegrías… 

18. El cambiador (ropa, zapatos, le doy lozaaa…).