Radiografía de los defensores de animales

¿Moda, obsesión o conciencia?

Foto: Cuartoscuro

¿Quién no recuerda el video del menino brasileño que se niega a comer pulpo muerto y conmueve a su madre hasta las lágrimas? Al igual que el célebre Luiz Antonio de 4 años, cada vez más urbanitas comparten un sentimiento de compasión por los animales. ¿En qué se inspiran, cuáles son sus motivaciones?

Gandhi sentenció que el grado de avance de una sociedad se mide, entre otras cosas, por el trato que da a sus animales ¿Pero por qué much@s procuran a perros o gatos, pero son tan indiferentes ante su vecino o familiar enfermo? Intentamos entenderlo.

#NoCompresMejorAdopta

Seguramente todas tenemos una amiga en Facebook que difunde fotos de mascotas abandonadas por otro humano. Puede que sus buenas intenciones terminen en un clic o vaya más allá. Hay quienes llegan a gastar el 30 por ciento de su salario en curar, esterilizar y alimentar a un “bichito” mientras le consigue un buen hogar.

Basta recordar que en días pasados, una foto de ratones apilados y el testimonio de un ex empleado de una tienda de mascotas que denunció el trato cruel de animales en venta se propagó como virus en la red. Aparentemente se obtuvo una victoria; en 7 días se recolectaron 50 mil firmas para evitar que la tienda siguiera vendiendo animales  y tres sucursales fueron clausuradas, pero ¿Qué sucedió con los animales que sufrían? Poco se sabe de ellos.

Bienestar animal

A sus 34 años Karla Boriska, profesional de la informática, tuvo que salir de casa de su madre porque ya no cabía con su tercer can rescatado: “en Cuatro Caminos encontré a una perrita de dos meses con el cuello cortado y me la quise quedar”, me cuenta aún con la emoción atorada.

Tal como lo describe Peter Singer en su famoso libro Liberación Animal, la mayoría de estas inquietudes surgen en la infancia o en la adolescencia, tal como le sucedió a Karla, pues desde pequeña se compadecía “más que los demás” por los animales. Vegetariana durante 9 años, debido a problemas de salud no relacionados con su dieta tuvo que regresar al consumo de “cadáveres”, lo que para nada le agradó.

Para Boriska, rescatar un perro del alambre de púas del metro Potrero es una labor tan válida como ayudar a niños o mujeres: “es casi como la música, pues hay público para todo”. En casi dos años, viviendo sola y por su cuenta, ha logrado colocar 25 canes de diferentes edades y razas. De su propio sueldo paga vacunas, cirugía, comida y peluquería.

Entre más conozco a los humanos…

“Más quiero a mis gatos“, me deja claro Sonia, quien vive con 7 ejemplares a pesar de habitar un pequeño departamento en la Colonia Obrera.

Los gatos no mienten, son sensibles, buscan su propio espacio y te dejan el propio, “son algo más que compañía”.  Durante una temporada Sonia contó con tiempo para rescatar y colocar felinos, pero sus jornadas de trabajo comenzaron a ser hasta de 10 horas.  Hoy, únicamente va de la casa a la oficina y viceversa, sólo le quedan los fines de semana para disfrutar la gaternidad, al máximo.

Meat is murder

Hay quienes incluso se niegan a consumir cualquier producto involucrado en el sufrimiento animal y se convierten al veganismo.

La  dieta vegana no sólo evita la carne y los lácteos, sino lana, miel, cuero, plumas, la grenetina, revela Waldo, quien a sus 23 años ya lleva tres prescindiendo de las criaturas. Trabaja en un salón de té donde además puede abastecerse de leche de soya.

Años atrás tenía a un chucho, pero su conflicto para alimentarlo con carne y hacerlo dependiente lo llevó a tener que donarlo a sus amigos, “pues dónde queda la libertad del animal”. 

Artistas célebres como el cantante Morrissey también practican el veganismo; en varias ocasiones ha sido tachado de caprichoso por rechazar la venta de comida con carne en sus conciertos. Así que ya lo saben no se les ocurra ir a un show del británico vestidos con el otrora uniforme del rock: chamarra de cuero.

Detractores

Iván, un crítico de los animal-lovers, cuestiona a muchos que se obsesionan con estos seres vivos, pues se queja de que “todo el tiempo te tienen que estar adoctrinando y regañando … ¿Cuánta de esa gente  dizque están muy preocupados crees que se salen a la calle a agarrar perros para llevarlos a albergues? Cuando más les toman una foto y la suben al tuiter”.

Yo he visto muchas que en verdad lo hacen de corazón ¿Y ustedes?