Pros y contras de ser `nini´

¿Qué hacen los que no hacen nada?

Especial

Primero que nada, ¿qué es un nini? Según la definición que se les ha dado en los medios, es la persona que no se dedica a nada en específico, “ni estudia, ni trabaja”; digamos que es alguien en proceso de remodelación. Patrañas, la realidad es que no hay nada más placentero que echar la flojera y cuando esto se vuelve una forma de vida no hay quien lo pare. Vivimos en una ciudad llena de jóvenes y más de la mitad de ellos son ninis. ¿Cuáles son las ventajas de serlo? Chequen:

Ventajas:

1- No tienen horarios, son libres como el viento. Pueden estar disponibles a la hora que sea.

2- Siguen siendo mantenidos, el dinero no les preocupa mientras papi, mami o abuelos paguen.

 

3- Pueden dormir cuantas horas quieran, incluso podrían hibernar un mes.

 

4- No se tienen que bañar: sin agenda y compromisos por cumplir, no hay problema si pasan el día entero en pijama.

 

5- Las crudas no son un problema, tienen el día entero para curársela, descansar y por la noche estar como nuevos otra vez.

 

6- Si quieren viajar, no hay problema: para ellos el verano es interminable.

 

7- Tienen tanto tiempo libre que podrían involucrarse en mil proyectos de todo tipo sólo por probar.

 

8- No tienen que preocuparse por pagar impuestos o por hacer declaraciones de Hacienda. Y lo mejor: no tienen que lidiar con sus incompetentes burócratas.

 

9- Si tienen una mascota, pueden pasar todo el día con ella.

 

10- Podrían comer diario platillos súper elaborados, no importa que tarden tres horas o cinco en cocinarlos.

 

11- Pueden ganar muchos boletos a través de las redes sociales; estar pendiente del timeline todo el día es fácil.

 

12- Disfrutan de una siesta después de comer todos los días. ¡Qué rico!

 

13- No tienen nudos de estrés en el cuello por presiones laborales.

 

14- Usan el carro de sus papás y no pagan gasolina ni tenencias.

 

15- Ellos en domingo jamás dirán: “Qué flojera, mañana es lunes”.

 

Desventajas:

 

1- Nunca tienen lana suficiente para lo que se les antoja.

2- Si les preguntan a qué se dedican, jamás contestan orgullosamente: “soy un nini”. Siempre tienen que tener “proyectos en proceso” bajo la manga (porque sí les da pena confesar que son ninis).

 

3- Si quieren ligar, jamás pueden iniciar con la famosa frase: “¿te invito una copa?”

 

4- Tienen demasiado tiempo libre para hacerse todo tipo de cuestionamientos existencialistas; mucha depresión.

 

5- Para ellos, los libros de superación personal son ciencia ficción, “¿éxito?, ¿de qué me hablas hermano?”.

 

6- Se aburren de no tener amigos desempleados como ellos, con los cuales salir en horario de oficina.

 

7- Sus padres los ven siempre con cara de “ay, ¿qué va ser de mi hijo?”. Qué es la misma cara que hacían cuando al año les daba gripe.

 

8- El tiempo pasa mucho más rápido si están sin hacer nada, por lo que cuando menos se lo esperan, voltean y ya tienen 30 años.

 

9- Saber que son unos mantenidos no les da la satisfacción personal que el esfuerzo laboral sí te da. Bueno, les vale.

 

10- Tienen todo el tiempo del mundo para viajar, pero si no tienen dinero para hacerlo, no tiene chiste.

 

11- Las tentaciones de enfiestar y tomar alcohol están presentes diario. Nadie los invita por gorrones.

 

12- Nadie pensaría en hacerles nunca una biografía no autorizada (bueno, ni autorizada).

 

13- Cumplen 30 años y siguen sin tener experiencia laboral.

 

14- No estimulan su cerebro con trabajo. Ni su cuerpo.

 

15- Siempre tienen que estar cazando planes gratis para enfiestar.