Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Las internas realizaron un mural por la libertad

Arte en el penal femenil de Santa Martha

Santa Martha Sonia García Santa Martha
04 de diciembre de 2012
Por    Tania Oropeza

Inspiradas por las musas de la libertad y el color, internas del Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla, crearon un mural cuyo punto de fuga es el deseo de permanecer libres a pesar del encierro.

Más de 15 reclusas participaron en la creación del mural denominado Caminos y Formas de la Libertad, el tercero de una serie que inició en 2009 con una obra plasmada en la escalera de caracol que conduce al patio central donde se realizan las visitas, pero también son las escaleras por donde las mujeres preliberadas ascienden hacia la salida.

El segundo mural fue pintado en 2011, en las escaleras de caracol por las que descienden las mujeres de nuevo ingreso. 

Marisa Belausteguigoitia, directora del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) de la UNAM, que desde el 2009 impulsa este proyecto, habló acerca de la repercusión que tiene este tipo de actividades en la autoestima de las mujeres que participan, pero no sólo en ellas, también en el resto de las internas que transitan en espacios que han sido transformados con color y revestidos con vida, esperanza, deseos y sueños.

“El espacio que hemos pintado aquí, es un espacio mágico, la gente que aquí se para se mira distinto… es un espacio epifanico, poderoso para la colectividad, el, amor y el entendimiento”, dijo.

En el mural aparecen las autoras sobre una breve barda empedrada, que enmarca un mar brillante e infinito. Este camino conduce hacia unas escaleras que van hacia algo llamado vértice o el rincón del beso, un breve espacio donde se unen dos paredes formando la punta de un triángulo.

La exigüidad de espacio fue ideal para brindar un homenaje a aquella famosa calle conocida como el callejón del beso, replicado con los mismos colores del original. Nada como el mar para simbolizar al infinito, y sobre éste, custodiando a las mujeres que viven y son libres dentro de la pintura, se encuentra un sol prehispánico; luminoso, abundante y alegre.

Experiencias diversas, agradecimientos emotivos, pero sobre todo la idea de reconocerse como seres humanos aún con sueños, motivaciones, esperanzas y deseos, a pesar de estar recluidas fue la constante en los testimonios de las internas que participaron en esta obra.

Mira aquí la galeria.

Mural en Santa Martha1
Texto  
¿Te gusta?