*

¿Dónde ponerle antes de morir? (Parte 3) (100 Lugares defeños para darse con todo) | Chilango.com

Revista Chilango

Diseño para
tu depa
Julio 2014
No. 128
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

¿Dónde ponerle antes de morir? (Parte 3)

3 de 3

100 Lugares donde ponerle antes del fin del mundo



Dejen a un lado la rutina y si acaso se cumple la advertencia de que el mundo se va a acabar, despídanse de esta vida cruel muy divertidos y zangoloteados haciendo el amor en estos lugares que les dejarán una huella imborrable. 

67. Para aprovechar las visitas guiadas, en el comedor de la Casa Miguel Alemán, en la Residencia Oficial de Los Pinos. Y para qué limitarse con hacerlo una vez, si podemos hacerlo en cada una de sus sillas ¡o sea 30 veces! 

68. En la Arena México. Entre cuerdas y butacas ¿sí nos echamos un round no? 

69. En el estacionamiento del centro comercial Antara . Ya sabemos que le traes ganas a tu compañer@ de trabajo, así que aprovecha el polarizado de ‘juda’ de tu auto y a enseñarle a usar la palanca de las velocidades. ¿Y por qué en Antara? Nomás para sentirte de la alta sociedad mientras lo haces. 

70. A darle el remojo a las áreas verdes de nuestra nueva Cineteca Nacional

71. Ahora que está prohibido beber en la Plaza Garibaldi, pues desafiemos a las autoridades dándonos amor en sus sagrados rinconcitos. 

72. A sentirse en la época virreynal y a ponerle Jorge al niño en las majestuosas escaleras del Palacio de Correos. Y por aquello del respeto, antes de irse no olviden limpiar. 

73. En el baño del Estadio Olímpico Universitario durante un juego y cuando caiga un gol, a gritar ¡Gooooooooya! 

74. En el balcón Presidencial del Palacio Nacional, y ¡que viva México cabr%&$%! 

75. En cuanto la abran, en una banquita de la Alameda Central al filo de la media noche, por si son pudorosos. 

76. En un área desolada de la Pista de Hielo San Jerónimo, dense… calor, y otras cosas. 

77. Lejos del bullicio, en una zona olvidada en el Foro Sol durante un Vive Latino. El ambiente se presta, ¿qué no? 

78. Al pie de la Estela de Luz, justo entre las dos capas que forman la suavicrema. 

79. En el Sears de Eje Central, desde donde tendrán una vista espectacular de Bellas Artes. 

Bellas Artes

80. En el kiosco de Coyoacán, mientras a lo lejos, los coyotes en la fuente los miran con envidia. 

81. Al pie del Centro Cultural Universitario Tlatelolco. Sólo para disfrutar la iluminación del Xipe Tótem

82. Un domingo a las 11 de la noche en la Glorieta de Insurgentes. Seguro la adrenalina de ser sorprendidos por un indigente los prende. 

83. Sube y baja, sube y baja, sube y debajo de uno de los arcos del acueducto en avenida Chapultepec. 

84. En el Templo Mayor. Para que no digan que nunca fueron a meter las narices por ahí. 

85. En el asiento de atrás del coche en cualquier calle oscura del DF, mientras llueve y los vidrios se empañan. 

86. En la sala de fantasías del Museo de Cera, mientras él fantasea con Blanca Nieves y ella con Harry Potter. Nomás no le vayan a subir mucho a su calentura, no se nos vayan a derretir las figuritas. 

87. Cerca de la jaula de los leones en el Zoológico de Chapultepec

88. Durante la Expo Sexo que se celebra cada año en el Palacio de los Deportes. Conste que son ellos los que incitan. 

89. Justo en las escalinatas del Auditorio Nacional

90. En algún punto ciego de los Viveros de Coyoacán

91. En uno de los balcones del Salón Sol en la calle de Madero, recomendado para los exhibicionistas. 

92. Durante un guapachoso meneadito en el Mama Rumba.

93. Atrás de la carpa del Circo Atayde Hermanos, en plena función.

94. Colarse a Televisa y vulneral el camerino de alguno de sus artistas famosos.

95. En los probadores de la tienda departamental de su preferencia.

96. Sin pena, en un parabús en pleno Paseo de la Reforma.

97. En la explanada de la Cabeza de Juárez, justo en ese lugar se encontrarán con mucha privacidad porque nadie la visita.

98. ¿Listos para nadar? En la fuente de la Diana Cazadora.

99. En el Ángel de la Independencia. Obvio no podía faltar. 

100. A bordo de un Turibús mientras las luces esplendorosas de esta majestuosa ciudad iluminan sus cuerpos, al ritmo del vaivén que representa la expresión más encantadora de lo que es el amor. 

Lee la parte 1 y la parte 2.

¡Fin! 

Y ustedes ¿en cuál de estos lugares ya le pusieron o se les antoja para ponerle? Cuéntennos.

3 de 3
Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: