Revista Chilango

Las 52 mejores cantinas botaneras

Noviembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Forma parte del Club
Vive Chilango

Síguenos en:

Han sido la manzana de la discordia

Monumentos incómodos

31 de octubre de 2012
Por  Héctor Cruz   

Por definición los monumentos son obras arquitectónicas con un valor artístico, histórico, social, cultural, y que es significativo para el grupo que lo erigió. Sin embargo, estas premisas no siempre se cumplen, si no, vean estos casos.

1. Estatua de Heydar Aliyev. En el Parque de la Amistad en Paseo de la Reforma a la altura de Polanco, el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, inauguró la estatua de bronce en honor al ex presidente de Azerbaiyán, Heydar Aliyev, hecho que ha desatado una gran polémica entre los vecinos de la zona porque se le considera un dictador. Esta discusión ha llegado ya al Senado porque además, el embajador de Armenia ya protestó esta decisión, porque considera que México está tomando partido de esta forma en el conflicto histórico que hay entre ambas naciones. 

Dictador

2. La estatua de Miguel Alemán en Ciudad Universitaria. En 1952, fue instaurada en pleno corazón de Ciudad Universitaria una estatua del entonces presidente de México, Miguel Alemán. La estatua tenía una altura de 7.50 metros, había costado 409 mil pesos de la época. Era obra del escultor Ignacio Asúnsolo, quien la hizo mientras se edificaba CU. Sin embargo, para principios de los 60 y debido a las protestas sociales y universitarias, este monumento fue dinamitado. La primera vez ocurrió en 1960, porque el movimiento Ferrocarrilero y estudiantil se había radicalizado. El atentado no fue muy efectivo y la estatua sólo sufrió algunos daños. Fue cercada para protegerla, sin embargo, para 1966, no corrió la misma suerte. Otra vez en pleno fervor social, volvieron a colocarle dinamita y ahora sí desapareció este monumento de la faz de Ciudad Universitaria y de la tierra. 

Alemán

3. El Caballito de Sebastián. Llamada oficialmente Cabeza de caballo, este monumento fue ideado para sustituir a El Caballito de Manuel Tolsá que había sido removido de este sitio en Reforma y Bucareli. También había la necesidad de tener ahí un respiradero de drenaje profundo, por lo que la obra de Sebastián fue diseñada para cumplir también con esta situación. Sin embargo, debido a su forma abstracta, casi como un armatoste, este Caballito no fue bien recibido por varios sectores de la población. De hecho, en la actualidad todavía hay quien está en desacuerdo y a la menor provocación asegura que es un horrible pedazo de metal esta obra del artista consentido de Carlos Salinas. 

Sebastián

4. Monumento a Cristóbal Colón. Aunque cada vez mucho menos, todavía hay radicales que el 12 de octubre, Día de la Raza, protesta por la llamada Conquista y la llegada de los españoles a Tenochtitlán. En más de una ocasión, el monumento a Cristóbal Colón ha sufrido las consecuencias, le han aventado de todo y hasta grafiteado. 

colon

5. Y por último. El que quizá es el monumento que más polémica ha generado en la historia de México: la Estela de Luz. Planeado para conmemorar el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, este monumento causó gran escozor en la población mexicana por distintas razones. Desde la tardanza en su construcción (no fue concluido para los festejos bicentenarios) hasta la millonaria cifra que nos costó: 1035 milones de pesos. Entre la población son pocos los que le llaman Estela de Luz. Es más conocido como la Suavicrema o como el Monumento a la Corrupción

estela 2

¿Qué otros monumentos incómodos conoces?

Texto  
¿Te gusta?