Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Para sobrevivir al fin del mundo

5 objetos de deseo

17 de octubre de 2012
Por  Fernanda López   

Navaja suiza Wegner

Wegner

Parece mentira, pero esta curiosa arma es real. La navaja suiza Wegner tiene 85 herramientas y más de cien funciones. Como seguramente lo pensaron, pesa mucho y estorba un poco más, pero piensen: es el fin del mundo. Vale la pena cargar una navaja de más de un kilo. 

La venden aquí

Tienda de acampar de Lori Bongiorno

bubble

Ya tienes la herramienta más básica de supervivencia. Ahora necesitas un lugar para establecerte. Y claro, tienes tanto estilo que no puedes quedarte en cualquier lugar. Si tienes 9,000 dólares que gastar, esta casa de acampar es tu mejor opción. (Hey, esta sección se llama objetos de deseo, no lista de compras del súper, podemos incluir cosas carísimas). Cuenta con cama, dos sillones y hasta lámparas.

Pueden ver más información aquí

Cómo empezar tu propio país

country

O qué, ¿pensabas que sólo se trataba de sobrevivir? No, señor. Si ya tuviste ese privilegio, te corresponde reestablecer el orden. Este libro te dirá cómo hacer un país, desde cómo buscar habitantes hasta cómo llevar las relaciones diplomáticas. Así que, busca sobrevivientes (no pensarás que eres el único, ¿o sí?) y conviértete en el nuevo símbolo de poder. 

Lo venden aquí

Sistema de audio House of Marley

stereo marley

Nadie puede vivir sin música, eso es un hecho. Así que este sistema de audio portátil podría ser tu nuevo mejor amigo, tomando en cuenta que ya no hay antros, ni foros de conciertos, y que tu voz no es muy divertida que digamos. Este sistema es compatible con iPods y tiene woofers de alta definición. 

Cómpralo acá

Libreta

cuaderno

Acá matas dos pájaros de un tiro: en primer lugar, a falta de computadora, tendrás algo que al menos se parece un poco, con ese estampado de menú, y no necesita electricidad. Lo segundo es que podrás empezar a escribir tus memorias postapocalípticas, y ¿quién sabe? Tal vez alguien las encuentre un día. 

Acá lo encuentras. 

Texto  
¿Te gusta?