Revista Chilango

3ra. encuesta
anual de sexo
Agosto 2014
No. 129
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

¿¡Qué haríamos sin ellos!?

7 Personajes que le dan sabor al metro

02 de octubre de 2012

¿Te has preguntado qué has aprendido de tu convivencia diaria con ciertos personajes con los que compartes tu viaje por el metro? Sin duda muchas cosas, entre ellas la tolerancia extrema al ruido, y a la invasión de tu privacidad.

1. Los vendedores de discos piratas

Bocinas

Empecemos con los más comunes (quién sabe si también los más corrientes) ‘habitantes’ del sistema de transporte colectivo que ‘musicalizan’ tu estancia en los vagones. A ellos les debes que estés al tanto sobre los hits del momento, que no puedas concentrarte en tu lectura, que no te pases de estación porque no pudiste echarte un coyotito y dejes el mal hábito del chisme, porque con el ruido que generan ¿quién podría mantener una conversación por más de dos minutos?

2. El faquir 

Faquir

¿Y te quejas del rasponcito que te hiciste jugando al futbol? Eres una nena en comparación con estos personajes que te enseñan lo que realmente significa el valor al manejar el uso de ciertas sustancias y bajo su influjo mostrarte que una cama de vidrios es la menor desgarcia a la que te puedes enfrentar.

3. Los payasos 

Payaso

No te hagas, seguro has soltado la carcajadota cuando el típico payaso se sube al vagón y comienza a burlarse de la señora que se parece a la ‘Chupitos’ o del wey con peinado a la Neymar. De ellos has aprendido a compartir la sonrisa con los otros y a dejar del lado la avaricia pues te conmueves tanto que terminas soltándole unas monedas al que en un principio tildaste de vago.

4. Los cantantes vernáculos

Con ellos has aprendido lo que es la tolerancia a que alguien con una voz no muy agraciada quiera amenizar tu desplazamiento por esta ciudad. Acéptalo, al menos te recuerdan los gritos que soltaba tu abuelita cantando las mismas rolas cuando había fiesta familiar.

5. Niños que piden dinero

Niños

De ellos has aprendido que la palabra económico lleva acento y que esperanza se escribe con z. La verdad es que eres un fijado, es sólo un papelito. ¿Qué van a saber estos inocentes niños de ortografía si vienen de una comunidad pobre de Puebla y sólo te piden unas monedas para comprar frijol, arroz y maíz para mantener a su familia y encima te dan la bendición?

6. Choreros políticos 

No podrías estar mejor informado que con la aportación de estos personajes que se esmeran en instruirte sobre la desgracia que caerá en tus hombros si permites que cierto personaje muy parecido a Jimmy Neutrón haga de las suyas y te enseñe a la mala el lado oscuro de tus apreciados dinosaurios.

7. Los sordomudos 

Aunque una sonrisita les vendría muy bien, su principal objetivo es endulzarte el camino al trabajo, la escuela o tu casa y tú, que no has aprendido modales los ignoras y hasta evitas recibirles la cajita que con tanto esmero trajeron para ti. Aprende a valorar tus cinco sentidos y acepta que un poquito de humildad no que caería nada mal.

Piénsalo, sin ellos los viajes en el metro no serían tan placenteros y casi rayarían en lo aburrido.

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: