*

Lo peor de la semana santa (Caleta-Caletilla se queda corta...) | Chilango.com

Revista Chilango

50 lugares para comer
rico por menos de $150
Abril 2014
No. 125
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Caleta-Caletilla se queda corta...

Lo peor de la semana santa

30 de marzo de 2012
Por  Yannina Thomassiny   

Podría parecer que la época para vacacionar es lo máximo y que no hay nada igual que tener tiempo libre. Pero aunque no lo crean la vacación también tiene sus desventajas. Tanta euforia y tanta emoción modifican el destino de tus planes. Echa ojo:

- Si te quedas en la ciudad todo está vacío o cerrado. Así que tus planes se resumen a cosas que no son lo que soñabas.

- Si quieres aprovechar el tiempo para arreglar pendientes como tenencias, licencia, pasaporte y visa no será posible. Todas las oficinas del gobierno están cerradas.

- Es de las únicas temporadas que tienes días libres, por lo que tus expectativas de hacer algo increíble podrían arruinar casi cualquier plan.

-Todas las playas están hasta el gorro. Si se te ocurre ir a algún lado sentirás que Caleta Caletilla se queda corto. No podrás librarte de los sándwiches playeros y la gente nadando con ropa.

- Si se te ocurre comer carne, te quedarás con las ganas. Muchos restaurantes sólo tienen menú de cuaresma. Así que a comer pescadito.

- Seguro te echas unos kilitos encima. Tanto echar la flojera y comer tiene que tener consecuencias.

- Los antros están vacíos. No hay planes divertidos. Aunque ahora tienes la oportunidad de enfiestar en grande y desvelarte…

- Si sales de la ciudad el regreso en carretera es una pesadilla. Si normalmente haces cuatro horas a Acapulco harás ocho horas. Parecen estacionamientos.

- Todo está más caro: aviones, camiones y hoteles. Aprovechan las ganas de todos por vacacionar.

- Te entra la nostalgia de tu época de estudiante. Esa época cuando tenías dos semanas libres para hacer lo que quisieras. Ahora eres un Godínez que tiene dos pobres días libres.

- Si tienes jefes malvados y malignos no te dan ni un día libre “porque no son oficiales”. Obvio estarás llorando en la oficina e imaginando lo mágico que sería ser nini.

- Quieres planes y ninguno de tus amigos está. Todos salieron a algún lado. Así que tus planes se tornan familiares.

- Si no hiciste reservación en algún hotel difícilmente encontrarás habitaciones disponibles. Lleva tu casa de campaña por si las moscas.

- Las carreteras se vuelven peligrosas por la cantidad de autos que circulan. No te arriesgues llevando cosas ilegales, por si se te iba a ocurrir (y no hablamos de drogas, hay quien piensa en llevar armas para defenderse de un posible agandalle, y la cosa sale peor).

- Si tu familia es muy religiosa y tú no… tendrás que chutarte todo el proceso: “hijito, párate, ya nos vamos a misa de siete”. 

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: