Revista Chilango

Chilanga del año: Elena Poniatowska

Diciembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Forma parte del Club
Vive Chilango

Síguenos en:
mysqli_result Object ( [current_field] => 0 [field_count] => 9 [lengths] => [num_rows] => 1 [type] => 0 )

Entrevista imaginaria con León Larregui

El surrealismo rockero vive

Esto lo explica todo Filckr/Medellin.Digital Esto lo explica todo
14 de marzo de 2012
Por    Jorge Avilés @callodehacha

Esperé en la calle unos 25 minutos a que alguien bajara a recibirme, cuando me di cuenta de que León Larregui había estado parado ahí todo ese tiempo. “¿No me habías visto, verdad?” me preguntó amablemente, ”No, no me había dado cuenta que estabas ahí” le respondí.

Habíamos acordado que yo no llevaría mi coche, pues el lugar en donde realizaríamos la entrevista era ultra secreto, así que nos subimos a su auto: una limosina gigante (en forma de asteroide). “Cambia de color dependiendo del tono de la Luna” me explicó mientras nos subíamos.  “Justo hoy, la Luna es blanca” continuó.

Esperamos varios minutos arriba de la limosina, el motor seguía apagado y empecé a sospechar que no había nadie adelante, cuando  León me dijo “llegamos”. “Pero ni siquiera nos hemos movido”, contesté.  De un solo movimiento, León se prendió de mi brazo usando toda la fuerza de su mandíbula. Grité del dolor por la mordida y y de manera sonriente repitió “dije que hemos llegado”.

Caminamos a la entrada de su departamento de la Condesa. Adentro, León me propuso escuchar un poco de música. “¿Quieres escuchar mi nueva canción?”, me preguntó. “¡Claro!”, le respondí emocionado.

León sacó un Grammy Latino, escribió “Asteroide” con un plumón de tinta indeleble sobre la estatuilla y le prendió fuego. “¿Qué te pareció?” me preguntó con curiosidad.

Yo sabía que no tomaba muy bien la crítica, así que decidí quedarme callado. Después de todo él tenía el Grammy Latino y yo no. Nos pasamos a la sala. “¿Te ofrezco algo de beber?” me preguntó amablemente. “Lo que sea que te sirvas está bien” le contesté.

Me acomodé un sillón, saqué de mi mochila una libreta y mi grabadora y procedimos a iniciar con la entrevista.

León: Aquí tienes (me dijo, acercándome un caballito completamente vacío).

Callodehacha: León, esto está vacío.

León: ¿Vacío o lleno de oxígeno?.

Callodehacha: Vacío.

León: Es un shot de oxígeno. 

(Tomé el caballito y fingí que me lo bebía de un solo golpe)

 Callodehacha: León, antes que nada, muchas gracias por aceptar darnos esta entrevista, sé que no es muy común de tu parte.

León: Sí, claro, pregúntame lo que quieras  (me contestó al mismo tiempo que guiñó extrañamente).

Callodehacha: Ultimamente la gente, y sobre todo la crítica, ha empezado a usar las palabras “León Larregui” y “genio” en la misma frase, junto con otras como “se cree” y “está sobrevalorado”. Algunos incluso agregan el adjetivo “idiota”. Supongo que mi pregunta es, ¿qué opinas de eso?

León: ¡Eso es fascismo!

Callodehacha: ¿Fascismo? ¿Nos podrías explicar a qué te refieres?

León: No. Yo soy un artista libre, y prefiero que mis palabras hablen por mi.

Callodehacha: Quieres decir que tus acciones hablen por ti...

León: Las acciones no hablan, las palabras, en cambio, son un tattoo mental que marca tu imaginación.

Callodehacha: ¿Eso es la letra de una de tus canciones?

León: La música es mi universo. ¿Te sirvo otro shot? (Sin esperar respuesta, León  trajo otros dos caballitos vacíos. Nos los volvimos a tomar de golpe.)

Callodehacha: Okey...León, hablando de tus acciones ¿Te drogas?

León: No. Mi única droga es la luz (de nuevo me lanzó un guiño más que obvio mientras giraba su cabeza de un lado a otro).

Callodehacha: ¿Seguro? Porque tengo algunos documentos que podrían avalar esa teoría. Como un incidente en el que fuiste detenido por negarte a practicar la prueba del alcoholímetro y gritar a las cámaras “Que el pinche Ebrard...”, bueno ya sabes.

León: No sé de qué hablas.

Callodehacha: El video... está en Internet, y tiene... –chequé mis notas– tiene más de 350 mil visitas. Entonces debe haber un error.

León: No, sí es correcto.

Callodehacha: Okey... también tengo aquí que rompiste el cristal de una patrulla.

León: Así es.

Callodehacha: Okay, entonces si no te drogas, ¿a que se debe todo esto? Practicas algún tipo de religión, ¿no eres cienciólogo, cierto?

León: Soy un genio musical y ellos no son más que unos pinches fascistas. (León empezó a girar la cabeza de una manera extraña y emitió un extraño sonido por la boca. De nuevo fue por dos shots de oxígeno que nos tomamos de golpe.) 

Callodehacha: ¿Estás bien?

León: Lo siento, creo que estoy un poco resfriado.

Callodehacha: Okey...bueno, un arresto por manejar en estado de ebriedad y daños a una vehículo federal son algo típico de un rockstar, pero no precisamente de un genio.

León: Bueno, soy lo que muchos consideran un virtuoso de la música.

Callodehacha: ¿En serio?, ¿tocas algún instrumento?

León: Bueno no, ninguno.

Callodehacha: ¿Has compuesto alguna sinfonía?

León: Bueno, sólo le escribo al universo.

Callodehacha: Eso no es un virtuoso de la música.

León: No importa, estoy muy orgulloso de todo lo que he hecho en mi carrera.

Callodehacha: ¿Incluso del video que grabaste con Shakira en 1996?

León: No estoy específicamente orgulloso de eso. De hecho, finjo que nunca sucedió.

Callodehacha: Bueno, eso no servirá de mucho, está en todo internet.

León: Por favor, tú más que nadie sabe que cualquier pendejo puede subir cualquier cosa a internet. 

Se hizo una larga pausa. Por un minuto pensé que recibiría otra mordida e inmediatamente crucé mis brazos. 

Callodehacha: Okey, pasemos a otra pregunta. ¿Cómo puedo saber cuando un disco de Zoé cambia de canción?

León: Muy chistoso ¿te pagan por esto?

Callodehacha: Touché.

(A esta altura me sentía mareado y con un calor inexplicable)

Callodehacha: León, existen rumores de que tienes un doctorado en Astronomía y que la NASA intentó contactarte para su última misión espacial, pero debido a tus ideas radicales y tu liberalismo ideológico, no aceptaste.

León: Son sólo rumores. Mira, ¿quieres saber la verdad?

Callodehacha: Claro, a tus fans les encantaría leer sobre tus ideología liberal.

León: No, me refiero a LA VERDAD.

Callodehacha: ¿LA VERDAD?

León: Bebe esto de golpe. (Me acercó otro shot que volví a beber de golpe. Estaba seguro de que o León estaba completamente drogado o tenía un severo tic facial, pero mi deber profesional era terminar la entrevista)

Callodehacha: ¿León, estás bien?

De pronto, un destello iluminó la habitación. Cuando la luz empezó a disminuir, abrí los ojos y frente a mí una estela descendía sobre el cuerpo, ahora desnudo, de León Larregui. La forma típica de un alien  ocupó el lugar de León. Sí, un alíen típico de los vídeos de Jaime Maussan: verde azulado, cabeza larga y ovalada, ojos grandes y negros.

Callodehacha: ¿Qué está pasando? ¿Quién eres tú? ¿Qué hiciste con León?

Alienígena: León está siendo despresurizado en este momento.

Callodehacha: ¿Despresurizado? ¿Por qué?

Alienígena: El hombre que tú y el resto del mundo conoce como León Larregui no es de tu misma especie.

Callodehacha: ...Okey.

Alienígena: Fue enviado aquí a dar un mensaje a la humanidad.

Callodehacha: Ya veo. Y para ser honesto, no puedo decir que estoy TAN sorprendido.

Alienígena: No, humano idota, no entiendes.  Nuestra especie se encuentra librando una feroz batalla intergaláctica en contra de un conocido tirano, el Comandante Memo Rex y sus malvadas Anémonas de Luz, por el control de los recursos de nuestro planeta.  Su planeta cuenta con tecnología que nosotros no tenemos.

Callodehacha: ¿En serio? ¿Cuál?

Alienígena: El FM.

Callodehacha: ¿El FM?

Alienígena: Esa tecnología es importante para para emitir mensajes de ayuda a galaxias vecinas. Eso hemos estado haciendo con sus canciones. Usando el ADN de León y nuestra avanzada tecnología logramos enviar agentes con apariencia humana.

Callodehacha: Bueno, con León eso no quedó muy bien...

Alienígena: La tecnología no es perfecta. Y tú ¿en la Tierra eres una persona influyente?

Callodehacha: Bueno, escribo para Chilango.com, nos leen algunas personas. Digamos que soy parcialmente influyente en la Roma.

Alienígena: ¿La Roma? Bueno, da igual. Necesitamos que todo tu planeta se una para ayudar a devolver la paz al Universo.

Callodehacha: Claro, te prometo que haré todo lo que esté en mis manos.

Horas después desperté, completamente desnudo y con un dolor de cabeza tremendo, en el baño de M.N.Roy, en la Roma. Por alguna extraña razón mi ropa había desaparecido pero mi mochila seguía intacta, y aún conservaba mi libreta y mi grabadora. Empecé a recordar todo. Me apresuré a sacar la grabadora para  no perder ningún detalle. Me di cuenta de que nunca había presionado el botón de grabar. 

Estoy seguro que la gente me creerá, porque nadie actuaría como León Larregui sin razón alguna, y nadie inventaría tantas cosas si no significaran algo tan importante como el futuro del Universo. Así que, por favor, ayúdenme a difundir que todo lo que hace es en nombre de su misión: salvar a la galaxia.

 

Texto  
¿Te gusta?