Revista Chilango

Chilanga del año: Elena Poniatowska

Diciembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Forma parte del Club
Vive Chilango

Síguenos en:

Mini guía para el puente

20 Cosas que debes hacer si te quedaste en el DF

21 de abril de 2011
Por    Aldebarán Rodríguez

Ya sea porque decidiste no ser de esos chilangos con bermudas de algodón, zapato negro y calcetín blanco que invaden las playas, porque los servicios turísticos son más caros en esta época –al grado de que un huachinango tamaño charal cuesta tanto como 1kg de caviar–, porque vaciaste tu bolsillo en la quincena o porque te enfermaste por aquello de las lluvias atípicas, al final te quedaste en el DF. Pensando en tí, armamos una mini-mini guía con 20 cosas que puedes hacer para disfrutar estos días de fin de semana largo.

1. Maneja en la ciudad

¡Bendito sea el DF sin tráfico! Los embotellamientos de todos los días han hecho que odiemos al vehículo que tanto trabajo nos costó conseguir. Recupera tu amor por él en estos días en que Reforma, Insurgentes, Constituyentes y el Viaducto están va-cí-os. Súbete a tu carro y disfruta de lo bonito que es no frenar cada 20 segundos ni tener que ver la carota del conductor de al lado. Checa nomás que la sonrisota con la que saliste es la misma que traes al volver.

2. Lee

Llevas meses intentando leer el libro que tanto te recomendaron y que –además– te salió carísimo porque qué bonita se ve la edición en pasta dura. Éste es el momento, aprovecha la tranquilidad de la ciudad cuasi vacía, libre de claxonazos y de gritos de vecinos histéricos. Por favor, quítale el empaque y empieza a usar el separador que te regalaron cuando lo compraste.

3. Saca tu bicicleta

Si eres de los que se estresa de andar en bici enmedio de muchísimos autos y prefieres esperar con ansia los domingos de Ebrard, estos días son los que esperabas. Sin tantos coches en la ciudad podrás rebasar los límites de la ciclovía y bicicletear –con precaución–, sin tener la sensación de estar haciendo ciclismo extremo.

4. Que tu perro te saque a pasear

La prisa cotidiana nos obliga a repasar la misma calle todos los días: ya sabemos que son 20 pasos al frente, vuelta a la derecha, 40 pasos más y así... En estos días, tal vez deberías dejarte dirigir por tu mascota, ¿por qué no dejas que sea ella quien indique el recorrido que deben seguir y cambie el escenario de tu manzana o parque por uno nuevo elegido por ella?

5. No te bañes

Estás de vacaciones, ¿no? Deja salir al cochinito que llevas dentro y olvida el baño, el perfume y el rastrillo. Deja tus mejores garras en el clóset y disfruta el paso de estos días en fachas, sal al Oxxo en pants, regresa y de nuevo la pijama, pide una pizza, compra unas cervezas e invéntate un maratón de películas tirado en tu cama. O reconcíliate con tus series favoritas de TV y ponte al tanto de la trama. Cero preocupaciones.

6. Planea una cena romántica

Si no hiciste planes vacacionales con tu pareja y decidieron quedarse en el DF, éste es un buen momento para consentirla preparándole una cena sorpresa a la luz de las velas. Aprovecha estos días de libertad para cenar tranquilamente. Verás la gran diferencia –incluso– a la hora de que entres al súper a comprar lo necesario. Adiós, estrés; hola, romanticismo y lo que venga.

7. Arregla tu cuarto

Qu? hacer en el DF
 

A ver, asómate debajo de tu cama, ¿qué hay? Ahora, checa las paredes, ¿recuerdas de qué color querías pintarlas? Revisa tu clóset, ¿cuánta basura tienes ahí dentro? Ok, ahora que ya notaste los desperfectos, te recomendamos que le des una manita de gato –o garra de tigre, según el caso– al lugar donde duermes. Cuando hayas terminado, podrás agradecértelo a ti mismo con una cervecita. Ah, sin olvidar todos los tesoros que encontrarás, desde dinero hasta tu IFE que dabas por perdida.  

8. Aprende a manejar

Como ya lo mencionamos, en estos días no hay automovilistas que se pongan histéricos porque el carro de adelante vaya a 30 km/hr. Sabemos que este fin de semana no habrá nadie que te ponga nervioso aventándote su auto, molestándote con su claxon u obligándote a salir del camino por verte encima de un carro cuyas letras enormes (ESCUELA DE MANEJO) te delatan. Hoy podrás aprender a estacionarte con la tranquilidad de una tortuga, ¿y qué?

9. Sal a cascarear 

Programa un partido de fucho con tus amigos, aunque ya no sean los cracks que eran antes (ajá), cualquier pretexto para juntarse y recordar las glorias de su juventud-infancia es bueno. Después del futbol, las chelas y la pizza de ley los ayudarán a recuperar la energía perdida.

10.  Descubre el lado oculto de tu computadora

No nos referimos a los archivos porno que están perdidos en la memoria de tu compu, sino a todas las aplicaciones que puedes usar y que ni siquiera sabes que están ahí. Porque no, la computadora no sirve sólo para actualizar tu estatus en Facebook o para mandar cadenas de mails, también puedes hacer música, videos y entretenerte sólo con picarle a sus iconitos.

11. Pasa tiempo con tu familia

Tus horarios laborales son un infierno que no te dan chance de convirir. Si todavía vives con ellos, seguro sólo los ves para decir "Nos vemos en la noche", y si no, tus actividades diarias nada más no te dejan programar una visita a la casa familiar. Estos días podrás convivir con ellos. Nunca está de más una buena plática, un rato de juegos y una rica comida casera. Además de reforzar los lazos familiares, en una de esas te puedes enterar de los chismes de la cuadra y saber si el vecino(a) que siempre te gustó ya está disponible. 

12. Visita un museo 

Sabemos que todos aprovechan los fines de semana para hacerlos, si tuviste descanso godín, ve y recorre un museo, estos días no habrá niños corriendo a tu alrededor ni el bullicio de tanto "letrado" que te distraigan de tus actividades "culturizantes". Recuerda que no hará muchos museos abiertos, pero en ese caso también puedes organizar un tour por la ciudad, que es un museo vivo (¿a poco no?), créenos que será algo sumamente entretenido y enriquecedor.

13. Come con tu perro

Si eres amante de los perros, ésta es un buena opción para ti. En la ciudad hay algunos restaurantes (checa esta nota) en los que tú y el mejor amigo del hombre pueden pasar una buena experiencia mientras ambos disfrutan de sus comidas respectivas.

14. Ponte artístico

Lejos del estrés y la monotonía será más fácil sacar al creador que llevas dentro. Exprésate a través de la pintura, la poesía, la fotografía, el modelado, el origami, lo que sea. No será fácil, pero como alguna de estas artes te ha estado haciendo guiños desde hace tiempo seguro podrás fluir. Clávate y tal vez tu obra –de la que es probable que tus amigos se burlen– diga mucho de ti. Quién sabe, en una de esas hasta terminas presentádola en Maco.

15. Aprende algo nuevo

Qu? hacer en el DF
 

No algo difícil, como el funcionamiento del sistema de cómputo de una planta nuclear, puede ser algo sencillo como cocinar lasagna, preparar algunas bebidas con vodka, unos cafés helados con piquete u otras refrescantes para contrarrestar el calor. Igual podrías hasta convertirte en la diosa del hula hula o en el rey de la guitarra.

16. Olvídate de la tecnología

Éste se opone a uno de los anteriores, pero es igual de importante. Aléjate de tu teléfono inteligente, de tu correo electrónico, del Facebook y disfruta de una vida libre de contaminación virtual. Repite con nosotros: "Estoy de vacaciones, estoy de vacaciones". Si lo quieres hacer más divertido, apuesta con tus amigos para ver quién pasa más tiempo lejos de eso. Si eres el ganador, te llevaras un buen dinerito que podrás usar en los días de descanso venideros.

17. Sal a caminar

Olvídate por unos días de tu automóvil y sal a recorrer las calles de la ciudad a pie. Ponte tus tenis y sal a vagar sin rumbo fijo. Además de que te servirá para hacer ejercicio, conocerás lugares que antes no habías volteado a ver, el peatón que llevas dentro se identificará con los que se te cruzan todos los días y por fin serás tú quien decida a qué velocidad avanzar. En una de esas, hasta encuentras un atajo que te ayude a evitar el tráfico del regreso de vacaciones. 

18. Sube un video a YouTube

¿Toda tu vida has soñado con ser famoso? Sal del anonimato y, de todos esos chistes que les cuentas a tu circulo de amistades, invéntate un video creativo y súbelo a YouTube. Convertirte en una estrella del ciberespacio dependerá de ti y de tu talento –si de veras lo tienes–. Nada más aguas, porque en una de esas la gente comenzará a ubicarte al lado de Moymoy Palaboy & Roadfill, de Coyoacán Joe o de la Tigresa del Oriente. Ouch.

19. Organiza una reunión en tu casa 

Ubica a los cuates que no salieron de la ciudad e invítalos a chelear a tu hogar. Lo mejor de todo esto es que puedes organizar diferentes tipos de reuniones según el grupo de amigos correspondiente: de antaño, intelectuales, atascadas de alcohol, fresas. Pídeles que te ayuden con la comida y tú organízate los drinks y las actividades a realizar.

20. Hazte un tatuaje o una perforación

Qu? hacer en el DF
 

Si desde hace tiempo tienes ganas de hacerte un tatoo o un piercing, éste es el momento que esperabas. Si te decides, tendrás casi 5 días para recuperarte de la herida y tu cuerpo sanará antes de que regreses al trabajo o escuela. Así, si en tu escuela o trabajo están prohibidos, podrás regresar con tus nuevos regalitos como si nada le hubiera pasado a tu cuerpo.

Texto  
¿Te gusta?