Ahora sí, ¡bienvenidas, manifestaciones!

Especial
Si las ciudades brasileñas de São Paulo y Río de Janeiro tienen su Sambódromo,
entonces ¿por qué el DF no iba a tener un "manifestódromo"?
 
Todavía no acabábamos de festejar a nuestras mamacitas, cuando  nos dieron la noticia de que algunos senadores del PRD propusieron un espacio junto a la nueva sede del Senado para las manifestaciones de las que por tantos años nos hemos quejado.
 
Tal y como lo están leyendo: la Ciudad de México se pondrá a la vanguardia mundial con la construcción de este espacio categoría diamante que incluirá baños públicos, agua potable y hasta bocinas, para que los reclamos de los manifestantes se escuchen mejor y más bonito. Si todo resulta como se tiene contemplado, por fin los habitantes de esta ciudad dejaremos de sufrir con cierres de avenidas. 
 
Aunque pensamos que ésta es una gran idea, también estamos conscientes de que tal vez no tenga los "beneficios" que se esperan. Por eso aquí echamos a volar nuestra imaginación y profetizamos cómo serían las cosas. Hagan sus apuestas, ¿quiénes creen que lo “estrenarán”?