La casa más bonita del DF

Design Week México 2011

El lugar es el número 1120 sobre Paseo de las Palmas. La casona de los años cincuenta de estilo californiano bien pudo haber pertenecido a Mauricio Garcés en su debida época. En un día soleado puede verse perfectamente que tanto la casa como el jardín juegan con la iluminación, que la luz es parte de la ambientación. El pasto está perfectamente cuidado; los arreglos florales, impecables. A la entrada me recibe el arquitecto y cofundador de Design Week en México, Emilio Cabrero, quien se encarga de explicar qué pasa en el mundo del diseño mexicano contemporáneo.

    “Fíjate en la casa –dice–, es vieja y cuando llegamos no sabes lo que era: un desastre; pero hoy en día old is the new new, todos quieren jugar con traer el pasado de regreso, por algo el vintage está de moda”. Empezamos el recorrido dentro de la casona, me explica que cada espacio dentro de ella (comedor, cocina, recámara principal) pertenece a un grupo de arquitectos o diseñadores quienes escogen artículos de las tiendas participantes para rehacer el espacio dentro de su discurso artístico. Sin embargo, a pesar de que cada arquitecto tiene su propia estética, hay estilos que se repiten dentro de cada espacio: los materiales reciclados (llantas para hacer cuadros, maderas viejas), la yuxtaposición de lo moderno con lo antiguo y la naturaleza, que también se entreteje constantemente dentro de los interiores de la casa.

39651El espacio es de exhibición y venta
El espacio es de exhibición y venta (Cortesía)

El antecomedor, por ejemplo, está rodeado por muros hechos de plantas, contrastados por una moderna mesa de madera oscura; ahí la vegetación ya forma parte de un estilo dentro del diseño. Ante todo, se recalca el aprovechamiento de cualquier objeto que se encuentre para adaptarlo a un estilo inmobiliario. Dupuis, una de las tiendas patrocinadoras del evento, presentó a los arquitectos una colección de muebles recuperados y maderas tiradas. Su objetivo fue crear espacios estéticos, pero acogedores no un “mírame y no me toques”.

   “Este es sin duda uno de los eventos favoritos de la ciudad –dice Emilio– porque además de que ves lo que cada arquitecto logró en tan sólo 30 días, reúne lo cultural, lo educativo y lo comercial con la comunidad arquitectónica: todo dentro de esta casa está a la venta.”

     Design Week México es un homenaje al buen gusto, cualquiera que tenga una afinidad por la estética apreciará lo que estos 22 diseñadores y arquitectos han logrado hacer en sus equipos. Lo mejor es que hay diversos eventos, paralelos a esta casa, que pueden consultarse en el sitio web www.dwmexico.com.mx