In Memoriam Messenger

Lo que vivimos con este mensajero

RIP Messenger

Ante la agonía que vive el Messenger, ese mensajero que fue el más popular durante mucho tiempo, que masacró, por ejemplo, a esa florecita que se iluminaba de verde, el símbolo del ICQ, nos dimos a la tarea de recordarlo.

Cómo olvidar esos primeros años de Internet (obvio, a través de la conexión por cable de teléfono, el cual, sonaba ocupado mientras estabas en línea), donde el Messenger era un amigo inseparable junto a tu paquete Telmex

¿Cuántas veces te pidieron en casa que te desconectaras al Messenger porque tenían que hacer una llamada?

Ah, qué recuerdos.

Pero como todo por servir se acaba, el Messenger perdió la batalla ante otros productos similares, como Gtalk, Skype, Whastapp, Facebook Messenger, entre otros por lo que le queda medio año de vida.

Skype ya confirmó que este Arcángel Gabriel posmoderno está viviendo sus últimos días, que desaparecerá por completo para el primer trimestre de 2013, sin embargo, en la más reciente actualización de Skype se puede iniciar sesión con las cuentas de messenger, por lo que no todo está perdido y se podrán conservar los contactos.

Aquí algunas situaciones del Messenger en las que todos caímos algunas vez:

Equivocaciones de ventana: Quién no escribió alguna imprudencia a un destinatario equivocado o peor aún, clásico que opinabas más de alguien y justo a ese alguien le llegaba tu comentario por error.

– Te conectabas con tus amigos aunque apenas los acababas de ver en la escuela

– Tenías tantos emoticones que cuando escribías una palabra no se entendía nada

– Bloqueo a usuarios: Era común que bloqueabas a alguien “non grato” y éste se daba cuenta por amigos en común que sí estabas en línea.

Era muy común que según tú estabas haciendo la tarea o trabajando arduamente y los sonidos de inicio de sesión o llegada de mensaje te delataban

– Hacerse el interesante con nicks. Buscabas en frases célebres o citas citables algún mensaje personal para hacerte el culto

Robarse los emoticones de tus amigos para aumentar tu colección, incluidos algunos explícitamente sexuales

– Enfadar a la gente con zumbidos

– Charlas eróticas: quién no tuvo pláticas candentes o intentó tenerlas, pues

– Primera vez que hiciste sexy web cam

– Encontrar conversaciones de tu novia y novio y armarle un teatro

– Tener una conversación con varios amigos a la vez

– Poner canciones como mensaje personal

– Desactivar “lo que estoy escuchando” ante una canción de placer culposo

– Si en la ventana decía que la otra persona estaba “escribiendo”, esperabas a que terminara para tú escribir.

– Guardar las conversaciones con tus prospectos para analizarlas después

– La alerta de virus que entraban a través de archivos enviados por Messenger

 ¿Qué otros recuerdos del Messenger les vienen a la mente?