Guía para ir a una casa de empeño (y no morir en el intento)

Los bienes sirven para remediar los males, decía mi abuelita

casa de empeño
Foto: Cuartoscuro.

¿Los gastos de diciembre te dejaron sin un quinto? ¿Ya no puedes dar otro tarjetazo? Es común que los excesos de fin de año saquen nuestras finanzas de control, por lo que ir a una casa de empeño es una posibilidad para evitar que los Reyes Magos se queden varados en medio del desierto o para sobrevivir a la famosa cuesta de enero.

Al menos 19% de los mexicanos que solicitan préstamos lo hacen a través de una casa de empeño, indica la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, por lo que es necesario saber qué tomar en cuenta si decidimos empeñar alguna de nuestras pertenencias.

Te recomendamos: Conoce el Foursquare para quejarte de los bancos

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef, para los cuates) publicó una serie de recomendaciones para saber elegir una casa de empeño.

Sí decides ir a una de estas instituciones, lo mejor será que tomes en cuenta estas recomendaciones:

  • Compara: La Condusef recomienda comparar al menos tres instituciones. Elige la que te dé mejor liquidez a un menor costo y compara el valor de tu prenda a empeñar.
  • Lee las letras chiquitas: Antes de empeñar tus pertenencias, revisa y analiza los costos que se involucran en un empeño y pregunta por todo: tasa de interés, comisiones, avalúo, gastos de almacenaje, seguro contra robo, entre otros. Toma en cuenta este punto como tu primer filtro para elegir tu casa de empeño.
  • Revisa la tasa de interés anualizada: La mayoría de las veces, una casa de empeño maneja las tasas de interés mensual, pero, ojo, eso puede ser un truco. Algunos usuarios piensan que es mejor pagar 15% al mes (180% anual), que 120% anualmente. Aunque esto dependerá de tu capacidad de pago.
  • Pregunta sobre la demasía. Es probable que no puedas recuperar tu prenda empeñada, así que pregunta cuál es la cantidad que te dará la casa de empeño en este caso.
  • Lee bien el contrato: Pregunta cuántas renovaciones del contrato puedes hacer y cuál es el plazo para poder recuperar tus prendas.
  • Cerciórate de su validez: Antes de empeñar tus prendas, entra a la página del Buró Comercial para comprobar los comentarios sobre el servicio que brinda cierta casa de empeño.

En caso de que quieras conocer más detalles sobre una casa de empeño, puedes hacerlo en este sitio de la Profeco.