Los 5 fraudes más comunes en cajeros automáticos

88 mil personas fueron afectadas por fraudes en cajeros automáticos en 2017

fraudes más comunes en cajeros
Foto: Cuartoscuro

Sálvate de los fraudes más comunes en cajeros automáticos

Si eres de los que muere de risa con el meme de la señora que se cubre con el suéter cuando retira dinero, después de saber cuáles son los fraudes más comunes en cajeros esta medida no te parecerá nada exagerada.

A estas alturas de la quincena, seguramente tus idas al cajero son menos frecuentes; sin embargo, te recomendamos guardar este dato para la próxima semana: En 2017 –según la Condusef–, 88 mil personas fueron afectadas por fraudes en cajeros automáticos.

Por ello, el organismo alertó sobre los cinco modus operandi que utilizan los delincuentes para despojarte de tu preciada quincena.

1.- Skimming: Se trata de un pequeño dispositivo que se coloca en la ranura en la que se introduce la tarjeta, para copiar y robar datos de la banda magnética.

2.- Tallado de tarjetas: Si alguien se acerca «amablemente» cuando estás retirando dinero del cajero y te dice que debes tallar tu tarjeta para que pueda ser leída, ¡cuidado! Los delincuentes aprovechan esta oportunidad para intercambiar el plástico.

3.- Retención de dinero: Sacas tus últimos pesos de la quincena y ¡oh, sorpresa!, los billetes se quedan atrapados en la máquina dispensadora. Podría tratarse de una especie de compartimiento secreto que es colocado en la ranura de salida del dinero y que aparenta que se encuentra cerrada.

4.- Retención de tarjeta: Si el cajero no te regresa tu tarjeta es importante que lo reportes de inmediato, ya que es una de las tácticas de fraude más utilizadas.

5.- Captura del PIN: Tan sencillo como que el delincuente vea y copie tu clave de acceso, en ocasiones este fraude va acompañado del Skimming.

En cuanto a los bancos con más quejas por posibles fraudes en ATM son, principalmente: BBVA Bancomer, CitiBanamex, Santander y HSBC.

Esto te puede interesar: No respondas esta llamada de Bancomer… ¡Es un fraude!