¿Por qué viajaban con un ataúd en el Metro?

Esta no es una leyenda de terror, es una historia real: Los usuarios de la Línea 2 del Metro —que va de Taxqueña a Cuatro Caminos y tiene una estación llamada Panteones— se sorprendieron al ver un féretro en el Metro.

¿Cómo pasó eso? Aquí van los datos que tenemos hasta ahora del ataúd que subieron al Metro.

La tarde del martes 7 de noviembre, alrededor de las 13:30, cuatro hombres y dos mujeres llegaron a la estación Allende, de la Línea 2, y solicitaron que les dieran permiso para meter el féretro al Metro.

Al explicar los motivos de tan extraña solicitud, las seis personas dijeron que no tenían dinero para pagar el flete.

Después, se dirigieron con el policía de la estación, Nicolás Hernández, con placa 28423, quien les permitió meter el féretro al Metro, de acuerdo con un reporte del Excelsior.

Luego que les permitieron el acceso, las seis personas viajaron con el féretro en el Metro, aunque nunca le explicaron al policía que les permitió el acceso en qué estación se bajarían.

Chilango contactó a la gente de Comunicación Social del Metro, quienes nos indicaron que están recopilando información sobre este hecho tan inusual.

Violaron el reglamento

Lo que -posiblemente- no sabían ni el policía ni los usuarios es que violaron varias disposiciones, tanto del Manual de Usuario del Metro (que existe desde hace años) como del Reglamento de Movilidad de la CDMX.

En el artículo 230, fracción 21, del reglamento se prohíbe el ingreso al Metro con cualquier objeto que pueda causar daño a las instalaciones; además en ese mismo artículo, pero en las fracciones 10 y 11, se especifica que no se puede entrar con objetos que estorben a la movilidad y que causen molestias a los demás pasajeros.

Pero por si fuera poco, en el Manual de Usuario del STC se establece que está prohibida la entrada a usuarios que porten objetos voluminosos y con objetos metálicos aún cubiertos.

 

Te recomendamos: ¿De débito o crédito? Cómo funciona la tarjeta del Metro