Pinta tu primer cuadro en sólo dos horas ¡y bebe vino ilimitado!

Art & Sip es para los primerizos que buscan iniciarse en el arte de forma divertida.

escuela de arte art & sip
Foto: Art & Sip

Si siempre has tenido la inquietud de iniciarte en la pintura pero crees que ese mundo está sólo reservado para los grandes genios, existe una opción para ti que te permitirá descubrir tus habilidades artísticas en una clase de únicamente dos horas. En un ambiente relajado, amigable y, por si fuera poco, ¡con vino ilimitado!, escuela de arte Art & Sip es el sitio idóneo para quitarte las ideas de que el arte es sólo para iluminados o que se trata de una cosa aburrida.

¿Cómo funciona? Checas su calendario de actividades y ahí están publicadas las pinturas que se harán cada día. De esa manera puedes elegir qué tipo de motivo te atrae más para hacer tus pininos artísticos y también al maestro que impartirá la clase, todos ellos artistas plásticos que te guiarán en este proceso de descubrimiento y creación. Los precios son bastante accesibles: por 600 pesos se incluyen todos los materiales que vayas a utilizar para la creación de tu primera pintura (bastidor, pinturas, pinceles, delantal para cubrir tu ropa), y, buenas noticias: todo el vino quieras beber mientras echas cotorreo con los otros asistentes y creas tu ópera prima.

También cuentan con eventos especiales, por ejemplo este mes tienen programado el “Me & My Little One”, que es una clase especial de sólo una hora, para pequeños de 4 a 6 años. A este evento se inscribe uno de los papás y el o la peque y se pinta un lienzo a cuatro manos, de manera en que ambos colaboran y se divierten en el proceso de creación, mientras que refuerzan sus lazos y se acercan de manera divertida y agradable al mundo de la pintura.

Es importante señalar que los motivos son sencillos, es decir, no vas a pintar una Capilla Sixtina o la Guernica, para que no te sientas amedrentado. Además, nadie va a juzgarte, sino al contrario: en un ambiente donde todos son primerizos como tú —a excepción del maestro, evidentemente— podrás acercarte de manera lúdica, rápida y divertida a tu artista interior.

Después de dos horas, estarás listo para llevarte tu primer cuadro a casa. Bastará con que no le pongas nada encima para que el óleo no se bata y así podrás transportarla sin ningún problema. Claro que no es un reemplazo para las academias de arte ni mucho menos, sino que es una manera de relajarte y de quitarte la espinita de cómo quedaría una pintura hecha por tus propias manos. Ah, y algo bien importante: tampoco hay límite de edad, porque acercarse al arte es algo totalmente atemporal.

Si quieres checar su calendario, conocer quiénes son los maestros que impartirán las clases, agendar una clase o ver los cuadros que otros alumnos han pintado, basta con que entres a www.artnsip.com y ahí está todo lo que necesitas saber. ¡Libera a tu artista interior y nos cuentas cómo te fue!

Hegel 153, Polanco