Escándalos en hoteles de paso chilangos

9 historias de sexo, sangre y lágrimas

Foto: Cuartoscuro

Los hoteles de paso capitalinos no sólo tienen historias de placer temporal y pasión alquilada, también guardan relatos turbios, de intimidad, amor, intriga, erotismo, reproche, violencia y felicidad que se viven en las habitaciones rentadas para el romance y la infidelidad.

Las historias de sábanas se quedan dentro de los muros del cuarto, muy pocas llegan al conocimiento público; sin embargo, algunas personas se hicieron célebres debido a su paso por los hoteles, por eso te contamos nueve historias de sexo y escándalos de sangre en hoteles chilangos.

Asesino serial de La Merced

Entre septiembre de 1991 y abril de 1993 fueron asesinadas 13 sexoservidoras en distintos hoteles de paso de la zona centro como el Madrid, Las Vegas, Maya, Glorieta y Cuba, entre otros. Mujeres de 25 a 38 años de edad, estranguladas, escondidas debajo de la cama y un mensaje en el espejo con el lápiz labial de la víctima, uno de ellos decía: “Volveré L. B. M.”

El 7 abril de 1993 en el Motel Mexicali, el asesino le abrió el pecho a una mujer, le sacó el corazón y pintó una estrella de cinco picos con extraños símbolos. La policía capitalina, para liberarse de la presión social, presentó a Jorge Enrique Martínez, un lavacoches de la zona centro, como el autor de los homicidios. El joven aceptó los cargos y se dio carpetazo.

Sin embargo, dos días después, Jorge Riosse, un talentoso artista, que tras ser perseguido por la policía herido de bala quemó la habitación que rentaba en una azotea las calles Shakespeare y Víctor Hugo, en la colonia Anzures, resultó ser el asesino serial. Quiso desaparecer con el fuego todas las evidencias que conservaba de las víctimas. El incendio le provocó severas quemaduras y murió en una intervención quirúrgica. Así falleció el verdadero culpable.

La historia de Riosse sirvió para filmar un documental:

‘El pelón’

Higinio Sobera de la Flor, mejor conocido como “El Pelón”, joven adinerado de 24 años, estudiante de Contaduría y enfermo de esquizofrenia, tras discutir por un problema de tránsito en las calles de la colonia Roma asesinó a Armando Lepe con un disparo de arma de fuego el 11 de marzo de 1952.

Al día siguiente, sobre Paseo de la Reforma, “El Pelón” acosó a Hortensia López, quien se dirigía a su casa. La joven abordó un taxi, él subió a la fuerza y le propuso tener relaciones sexuales, ella se negó.

El chofer del taxi pensó que era una discusión de pareja y no hizo nada hasta que después de un forcejeo una bala terminó con la vida de Hortensia. “El Pelón” se llevó a la víctima y al taxista de rehén rumbo a Toluca, ahí lo bajó y éste acudió al Ministerio Público para denunciar el crimen pero no le creyeron.

El asesino rentó una habitación por el rumbo de Palo Alto. Limpió la sangre del cuerpo y tuvo sexo con el cadáver.

La familia de Higinio le avisó que la policía lo buscaba por el homicidio de Armando Lepe. La mamá de “El Pelón” lo registró en el hotel Montejo, ubicado en Paseo de la Reforma, y en unos días trató de sacarlo del país para recluirlo en un hospital psiquiátrico de Barcelona. La policía secreta lo encontró en el hotel Montejo y lo aprehendió sin que opusiera resistencia.

Vidas inseparables

Nacieron, crecieron, entrenaron, debutaron, trabajaron y murieron juntos. Los gemelos Alberto y Alejandro Jiménez Pérez, luchadores profesionales conocidos como La Parkita y El Espectrito, vivieron y murieron juntos. La madrugada del 29 de julio de 2009 sus cuerpos sin vida fueron encontrados en el hotel Moderno, ubicado en la calle Incas número 9, en el Centro Histórico.

Habían ingresado con dos sexoservidoras y alquilaron la habitación 52. Los jóvenes fueron víctimas de la banda de “las Goteras”, quienes les causaron una intoxicación con gotas oftalmológicas combinadas con bebidas alcohólicas que les produjo la muerte.

Baja de juego

De pronto, el rendimiento futbolístico del portero americanista Guillermo Ochoa comenzó a caer. Y es que desde que inició un romance con la actriz Dulce María, la chica RBD, las cosas ya no fueron iguales.

La pareja fue sorprendida saliendo de distintos hoteles capitalinos. Dulce María reconoció los encuentros pasajeros: “pues sí, estoy en la recepción de un hotel y no creo que sea la primera, ni la última vez que me vean a mí, puesto que mi novio es futbolista, la mayor parte que lo veo, lo veo ahí porque está concentrado hasta dos veces por semana”. El noviazgo terminó por los constantes deslices de Paco Memo.

Nieto incómodo

La madrugada del 24 de junio de 2013, la policía de Tlalnepantla recibió una llamada de alerta sobre un joven muerto en el hotel Santa Cruz. Mario Moreno Bernat, nieto de Cantinflas, de 22 años de edad, estaba colgado en la regadera de la habitación 303. El joven pagó 280 pesos por hospedarse en una junior suite con su acompañante Esther Alina de 25 años, quien declaró que consumían alcohol y drogas, pero luego Mario Moreno Bernat fue al baño y decidió quitarse la vida.

Muerte inexplicable

No fue a echar romance, pero después de una reunión con diputados electos en el Hotel Casa Blanca, en la calle La Fragua, cerca de la Torre del Caballito, el entonces secretario General del PRI, José Francisco Ruiz Massieu, fue asesinado con un disparo de arma de fuego por Daniel Aguilar Treviño el 28 de septiembre de 1994. Hasta hoy se desconoce el porqué del homicidio.

Secuestro virtual

Cuatro integrantes del grupo musical español Delorean fueron víctimas de un “secuestro virtual” en la Ciudad de México.

Todo esto ocurrió durante su gira en octubre de 2013. Los delincuentes se hicieron pasar por policías federales y contactaron a la banda para hacerles creer que sus vidas corrían peligro si se quedaban en el hotel Four Points de la colonia Roma, por lo que se fueron a otro hotel que los supuestos policías les indicaron.

Cuando se cambiaron al segundo hotel, los músicos son notificados del secuestro y contactaron a las familias para pedir un rescate de 10 mil euros por la liberación. La colaboración de la policía española y mexicana logró la libertad de los músicos.

Venganza frustrada

Una llamada telefónica intervenida por el CISEN alertó a las autoridades federales de un posible atentado en contra del diputado Ricardo Monreal Ávila y de su hermano, el senador David Monreal Ávila.

La madrugada del 3 de abril de 2013 unos 20 policías federales ingresaron al hotel Prim, ubicado en Versalles esquina General Prim, para detener a “dos pistoleros” quienes presuntamente habían sido contratados para asesinar a los hermanos Monreal por una venganza y un rencor desde Fresnillo, Zacatecas.

Noche loca

Una noche de pasión terminó en asalto y golpiza. Tras divertirse juntos un par de horas, el conductor de espectáculos Fabián Lavalle ingresó en compañía de Alfredo Cervantes al hotel Roma, ubicado en la calle Jalapa 121 esquina con Álvaro Obregón, el 31 de octubre de 2007. Sin embargo, a Fabiruchis no le querían quitar la ropa sino la cartera, y al oponerse fue golpeado hasta sangrar. El agresor fue detenido y presentado al Ministerio Público de Cuauhtémoc.

¿Qué otras historias turbias de hoteles chilangos recuerdan?