Estos consejos te pueden salvar la vida

Especial

Botiquín de primeros auxilios

Si quieres sobrevivir en un mundo apocalíptico (aunque sea unos cuantos días más que el resto de los mortales) es imperiosamente necesario que siempre lleves contigo un botiquín de primeros auxilios. Aunque, obviamente, hay botiquines más completos que otros generalmente debes incluir: vendas, tela microporo, algodón, termómetro, agua oxigenada, jabón desinfectante, aspirinas, alcohol, tela adhesiva, analgésicos, paracetamol, tijeras, pinzas pequeñas, guantes, sabana, linterna, suero en polvo y dulces. 

Navaja suiza

Aunque ya pasaron de moda, y no tengas la menor idea de lo útiles que son, esta herramienta multifuncional te salvaría la vida. Ten por seguro que cuando llegue el fin del mundo y la necesites, pero no la tengas, maldecirás el momento en que preferiste un pisa papeles en forma de lata de cerveza Duff que una de estas.

Mochila de campamento

Estás en un mundo infestado de zombis y de cientos (por no decir miles) de peligros a cada paso, por lo que necesitas llevar muchas cosas contigo, pero de una manera que no sea estorbosa o que no reduzca tus posibilidades de vivir. Lo que necesitas es una mochila multifuncional en la que cómodamente puedas llevar todas las cosas que usarás para recorrer los –ahora– terrenos inhóspitos condeseros llenos de zombis hipsters. Los que alguna vez hayan salido a acampar, no nos dejaran mentir si decimos que a las mochilas para acampar y senderismo les caben todo lo que le pongan: desde una bolsa de dormir, utensilios de cocina, tiendas de campaña, comida, ropa, medicinas, agua…

Medio de transporte

Si de por sí recorrer grandes distancias a pie resulta un poco peligroso, cargar un equipaje que pesa algunos cuantos kilos aumentaría drásticamente la probabilidad de morir por un ataque zombi o por dolor de espalda. Por ello es necesario tomar ciertas medidas que reducen el riesgo: un automóvil, un buen par de patines o una bicicleta de montaña serían de gran ayuda. El único problema con el automóvil es que llamarías mucho la atención por el ruido del motor, y –en teoría– lo que queremos en un mundo lleno de paisajes dantescos, sin duda alguna, es pasar desapercibido.

Mascotas

Sin el afán de querer herir susceptibilidades, ni de agredir a nadie, durante una crisis las mascotas –independientemente de la especie que sea – además de ser compañeros fieles, también son una fuente de alimento. Antes de que se nos vayan a la yugular, les diremos que es común que durante una crisis por falta de alimentos, las personas se coman a los animales, incluyendo a las mascotas. Así que después de leer esto, seguramente cada vez que suceda algo que implique una posible catástrofe, por ejemplo un huracán o un temblor, seguramente no volverás a ver a tu mascota igual, ni tu vecino tampoco.