El tamaño sí importa

El nacimiento más grande del mundo aquí

Alejandro Fuentes

 

Los datos duros impactan: más de mil piezas, construcciones y personajes en tamaño real, 20 mil metros cuadrados de exhibición, la búsqueda de un récord Guinness… sin embargo, siendo objetivos, a este nacimiento uno no debería llegar con la expectativa de encontrar exquisitez: se trata de una recreación ambiciosa que tiene un fin más pedagógico que artístico. Y es ahí donde cobra sentido la categoría de “familiar”. Si alguien quiere tener un acercamiento más tangible a los pasajes bíblicos que explican las circunstancias del nacimiento de Jesús, éste es el lugar adecuado.

Si bien el nacimiento se basa en construcciones y personajes que tienen un sustento histórico, gran parte de sus piezas son más bien eclécticas. Así, es posible ver en los pequeños hogares artesanías e incluso vestidos con un toque netamente mexicano (¿un árbol de la vida en una casa de Belén?). Este eclecticismo se debe a que la empresa colombiana que organizó el evento decidió hacer un convenio con Fonart para que artesanos del Estado de México y de Jalisco fueran proveedores de su utilería. Punto a favor de los organizadores, pues de esta manera generaron al menos 300 empleos directos aquí.

Otra buena idea fue recrear el Muro de las Lamentaciones, pero darle un vuelco positivo para que quedará como el “muro de los deseos”. Los visitantes  escriben ahí desde sus oraciones hasta ideas chuscas, algo que le da un toque interactivo y menos solemne al lugar. Y hablando de detalles poco solemnes, algunas de las figuras humanas tienen sensores de movimiento, por lo que voltean hacia el espectador, hacen guiños o simplemente se mueven (para unos es interesante pero para la mayoría es una broma tipo cámara escondida, pues suele espantar).

 

Las 57 escenas, desde la Anunciación hasta la llegada de los Reyes Magos, pasando por el nacimiento, estarán abiertas hasta el 15 de enero, de las 10:00 AM hasta la medianoche y no habrá interrupciones en los días de asueto, así que es buena opción para cuando todo esté cerrado. Los boletos se pueden comprar en Ticketmaster o en las taquillas que están cerca del nacimiento; cuestan 45 pesos hasta las 5:PM y de las 6:00 a las 12:00 70 pesos.