Diferentes formas de decir sí y no

Por una cultura del rescate del 'Nel'

Especial

Cuando alguien nos preguntaalgo, para no responderle con un insípido“si” o con un seco “no”, preferimos usar aquellas palabras que le dan un sabordiferente al lenguaje. Si lo que buscas es entenderte mejor con el de al lado, aquí te dejamos una lista con las palabrasque más usamos en lugar de sólo afirmar y negar con las palabras que ya conocemos. Y de pilón agregamos las más usadas para darte el “avión”

Cuando el "sí" se convierte en:

Simón (y su derivado Simonkey). 

Uso: la banda ñerosa o que quiere parecerlo.

Claro.

Uso: en tono fresón para parecer intelectual.

Clarines.

Uso: con las manos al volante conduciendo una unidad de transporte público.

Por su pollo.

Uso: entre cuates, patas y mollejas, para lucir bien ingenioso.

¡Ahuex!

Uso: entre amigos varones y alargando la ‘e’ y con cara de orgullo, como después de un gol.

¡Camarón!

Uso: denota emoción por un acuerdo que acaba de cerrarse.

Cámara, tapón y rín. 

Uso: típica de la Doctores (aunque si te la dicen en la Doctores, corre a revisar tu coche).

A web.

Uso: programadores que se quieren sentir mainstream.

Bambi.

Uso:  afectados psicológicamente por la crueldad de famosa caricatura.

Va que va.

Uso: para cerrar un trato que implica chamba; es sinónimo de ‘bueno, pues ni pex’.

Vas que chutas pa gol. 

Uso: como arenga para el que duda; esta frase identifica por igual a aficionados águilas, chivas y pumas.

A producto de gallina.

Uso: eufórico pero contenido cuando hay gente desconocida alrededor. Ya con más confianza se evita el circunloquio y se dice huevo.

Sip.

Uso: rápido, sencillo y para denotar que quien lo pronuncia está ocupado en otra cosa.

Seeee.

Uso: Para demostrar concordancia en gustos, principalmente sexuales: oye la Cristi se ve re bien hoy, ¿verdá? Seeee.

Afirmativo, pareja.

Uso: uniformados o usuarios de vehículos con torreta.

Obvio (¿microbio?).

Uso: con tono fresón para indicar que uno ya conocía la respuesta de antemano.

Obviamente.

Uso: principalmente académico y empresarial. Se pronuncia con aire de autosuficiencia.

Sincho.

Uso: Arcaísmo que subsite en ambientes deportivos varoniles. Le diste un llegue al portero, ¿verdá? Sincho, jiji.

A hueso.

Uso: principalmente mental entre políticos y candidatos en reuniones públicas. Su manifestación verbal es ‘obviamente’ (vid supra).

Agüilbur.

Uso: para expresar que el pronunciante hizo o piensa algo de lo que se siente orgulloso.

Abuelita, soy tu nieto.

Uso: Edipos transgeneracionales.

 

Y cuando el "No" se transforma en:

Nel:

Uso: el comodín chilango por antonomasia, se usa sólo en situaciones informales y ante gente conocida.

Ni maíz.

Uso: de orígenes agrícolas, se usa cuando ya tienes más de 50 o cuando te crió tu abuelita.

Ni madres

Uso: denota ira o negación rotunda, dependiendo de la entonación. Curiosamente, las mamás se enojan si la escuchan en boca de sus hijos.

Naaaa.

Uso: incredulidad ante un precedente que suena a chisme.

Nop.

Uso: gentil forma de sacudirse a un preguntón molesto.

Nel pastel.

Uso: se reserva para ocasiones festivas.

Naranjas.

Uso: reservado para negaciones mercantiles o para denotar que no existía lo que se creía seguro.

Nigüas.

Uso: arcaísmo que ya sólo usan los descendientes de los actores de películas de Pedro Infante.

Negativo (pareja).

Uso: igual, uniformados o usuarios de vehículos con torreta. Se pronuncia con un dejo de desconcierto.

Nanay.

Uso: expresión prima de ‘naranjas’; alguna vez fue propiedad de las que ahora son abuelitas para negar sus favores a los insistentes pretendientes.

Nelson.

Uso: expresión reivindicatoria del derecho a decir ‘no’ sin importar el color de piel.

 

Y cuando el otro no está interesado en tu plática:

 

Ajam.

Ay, ajá.

¡Nooo!

¿Neta?

Sí, claro.

Este, sí.