Día de la Santa Cruz

Foto: Cuartoscuro

La flor a las muchachas

“Hay muchos que sí lo hacen, es un halago para la mujer aunque luego ellas lo toman a mal”. (Uy, qué sentido)

“Eso sí que no, bueno los fierreros estamos hasta arriba, no podemos, estamos ocupados en la chamba armando trabes, lozas, no estamos viendo a la calle. Cuando era muy joven sí las echaba, ahora ya no”. (Bueno, lo dijo don Felipe, de 55 años)

“Algunos lo hacen, ora sí que dependiendo el trabajo que tengan, porque si están metidos en la chamba pasan y ni las pelan, pero si es a la hora de la comida sí, les dicen adiós, lo típico… Ya no es como antes, yo conozco a maestros muy decentes”. (Mmm, ¿eso está peleado con chulear a las chavas?)

“En el trabajo todos tenemos que cotorrear. Si trabajamos en una obra que da a una avenida y viene una mujer bonita no falta el que dice: ‘Hey, bola de ojetes, ahí viene la carne‘, y todos salen corriendo a verla y chulearla”. (Casi dejarían de ser albañiles si no lo hicieran, ¿no?)

Algunas flores (de menor a mayor intensidad):

“¡Lástima que estoy trabajando!”

“¡Adiós, mamacita!”

“¡Chaparrita cuerpo de uva!”

“¡Adiós, chaparrita color de llanta, aquí está tu rin cromado!”

“¡Adiós, chaparrita cuerpo de uva, cuánto me cobras porque me suba!”

La comida

“Los que no llevan salen a la tienda , compran sus tortillas, su queso de puerco, su jamón, una comida rápida. Otros llevan su parrillita o prenden su fogata para calentar”.

“Cuando alguno no lleva nos organizamos para que tenga qué comer. Al que no trae lo mandamos por las tortillas, él sirve, prende la lumbre o pone el anafre, calienta la comida, recoge, hace el quehacer y nos atiende como si fuera la chacha de todos. La otra opción es comprar tortillitas, quesito de puerco, jamoncito, quesito y chiles de amor… de a mordidas, con eso es más que suficiente”.

La Santa Cruz

La cruz, según la tradición, sirve para que la construcción dure mucho tiempo, para echarle la bendición.

“Se hace misa, se adorna, se hace una cruz de madera que se lleva a bendecir. Luego de la misa se hace una comida: carnitas, barbacoa, pulque y a convivir con el ingeniero, el arquitecto o el dueño de la construcción, que están comprometidos a dar de comer ese día”.

“Desde el día 2 se limpia la obra, se arregla, se ponen mesas con las tarimas para que el dueño de la construcción llegue a poner la cruz, echar cuetes e invitar la comida, las cervezas, el pomito; lleva la comida típica: frijolitos gordos con chicharrón, salsa borracha y a darle duro que es mole de olla. Ese día por lo regular no se trabaja”.

Las categorías

En una construcción hay albañiles, fierreros (estructura y varillas), plomeros, carpinteros, eléctricos. Entre los albañiles para pasar de ayudante a maestro se necesitan entre tres y seis años, para perfeccionarse, unos 10:

Ayudante o chalán: hace mezcla, arrima tabique, amarra fierro y en general hace todo lo que necesita el maestro.

Media cuchara o macuarro: hace molduras, aplanados y termina los detallitos que deja el maestro.

Maestro u oficial: este grado se divide en maestro de obra blanca, de obra negra y capataz o maestrero. Todos tienen la obligación de saber: pegar tabique, echar yeso, tirol y pasta, aplanar, emboquillar, echar loza, colar castillos y trabes, colocar ventanas y puertas, enfierrar una loza, plomería, pintar, montar cocinas y baños, etcétera, etcétera, etcétera… 

El siguiente paso es independizarse y hacerse responsable de lo que construye, es el albañil que va y hace cualquier arreglo a tu casa… o que te la construye.

Horario de trabajo:

De lunes a viernes de 8:00 a 17:00 0 18:00 horas, con corte a comer a las 13:00 horas.

Sábados de 8:00 a 13:00 y es día de paga.

Testimonios:

Armando Jiménez (albañil de obra)

Felipe (oficial de obra)

José Toriz (eléctrico que trabaja en obras) (04455 3519 6664)

Mauricio Espinoza (maestro albañil independiente)