De las formas de comunicación

Revista Chilango

Maneras de referirse al prójimo 

Mujeres

Señora, señorita (ambos bastante riesgosos si no se conoce bien a la susodicha); seño (ideal para no entrar en detalles); dama, damita, vieja (aunque sea joven); chava, maestra, chica (aunque sea grande);
chula, nena, guapa.

Hombres

Jefe, patrón (aunque no le pague su nómina); joven, compadre o compa (aunque no le haya bautizado a un hijo); hermano, brother o carnal (aunque no tengan la misma madre); mai, maestro, machín, mi buen, güey, cabrón, cuñado.

Frases recurrentes para saludar

Hola, qué onda, qué ondita, qué ondón, qué Honduras, Tegucigalpa; qué hubo, quihubo, quihubas (o “quiuvas”), qué pasó, qué pachó, qué pasotes (o “qué epazotes”), qué transa (ojo: en ciertos contextos y bajo cierta entonación “qué transa” puede significar “vaya deshonestidad la tuya”), qué transita (misma acepción disponible en diminutivo), qué transita por tus venas (suele responderse con un “sangre y de la buena”), qué milanesas que nos bisteces (es la alusión fonética-gastronómica a “qué milagro que nos visitas”).

Palabras comunes al despedirse

Adiós, hasta luego, nos vemos, ai (como forma simple de “ahí”) te ves, ai la ves —o bien, sus versiones rebuscadas y, en teoría, graciosas:
“¿Tienes tele? Ai la ves” y “¿Tienes espejo? Ai te ves”—, ai nos vidrios; chao, chau, chaíto y otras tantas deformaciones del italiano ciao.

Hay quienes suelen agregar a sus palabras de despedida un buen deseo (“suerte”, por ejemplo), alguna recomendación —que, en caso de una inadecuada entonación, podría sonar como amenaza— (“cuídate”), o bien, un consejo de salud e higiene íntima (“te lo cui- das” o “te lo lavas”).

Nota: Contrario a lo que varios extranjeros asumen, no se utiliza “hasta la vista”, a menos que sea para emular a cierto androide ochentero interpretado por el ex gobernante de California cuyo apellido es tan largo como su lista de amoríos extramaritales o esta ridícula explicación.

Contacto físico en saludos y despedidas

En los últimos tiempos se estila que mujeres con hombres, y mujeres con mujeres, se saluden y despidan de beso en la mejilla. Cuando, en ciertas situaciones laborales, no se ha decidido qué tipo de contacto físico se entablará entre un hombre y una mujer suele darse un tímido y guango apretón de mano, seguido por un beso insonoro y apenas perceptible por el roce de mejillas.

Los varones suelen saludarse entre sí con un apretón de mano; aunque también se ha popularizado, sobre todo entre los jóvenes, el “palmichoqui”, que consiste en rozar la palma del prójimo con la propia, para a continuación transformarlas en puños que chocarán sutilmente. En caso de repudio, este saludo puede desmantelarse sujetando rápidamente la mano del otro cuando aún se encuentra en la etapa de fricción de palmas.

Entre hombres con mayor confianza e intimidad suele haber una rutina que abre con un apretón de manos, precedido por un fuerte pero veloz abrazo, y un segundo apretón manual a modo de clausura.

Respuestas afirmativas

Palabras y sonidos:

Sí, Simón, si montas, is, is barniz, cincho, ey, sip, sipi, ajá, mjm.

Físicas

Movimiento vertical de cara que tiende a repetirse un mínimo de tres veces): punta de la nariz que apunta al frente, al suelo, al cielo, al frente, al suelo; o bien, dedo índice que se estira por completo verticalmente para después flexionarse sobre sus propias falanges una y otra vez.

Respuestas negativas

Palabras y sonidos

No, nel, nel pastel, Nelson, Nelson Mandela, nanais, noup, niguas, niguas paraguas, mh-mh.

Físicas

Movimiento continuo de la cabeza de izquierda a derecha (o, en su defecto, de derecha a izquierda) que toma como eje el propio cuello; o traslado lateral constante del dedo índice (cual manecilla de reloj paseándose entre el 11 y el 1), manteniendo quieto el resto de la mano y el dedo siempre estirado.

48483Manita, ¿cómo te va?
Manita, ¿cómo te va? (Revista Chilango)