Cuando tomo no conozco

Mucho trago, cero clase

Especial

No importa si estás en unantro o en una fiesta, siempre debes escuchar a ese Pepe Grillo que te dice al oído qué si y qué no debes hacer. Lo malo es que la mayoría de las veces preferimos ignorarlo y suceden cosas iguales o parecidas a las que a continuación les enumeraremos.

Ser un bravucón
Si a nadie le gustan los bravuconescuando están en sus 5 sentidos, mucho menos si ya llegaron a nivel de cucarachafumigada. Si estás tratando de impresionar a alguna chica o a tus amigotes con tushistorias de que eres mejor para los golpes que Bruce Lee y Chuck Norrisjuntos, prepárate para quedarte solotoda la noche…, o en su defecto para pelearte con algún tipo que se ponga igual que tú y que –con lenguaje florido y coloquial– te exija que se lo demuestres.

Mandarle un mail a tujef@
Por más harto y por másenojado que estés con tus superiores porque piensas que no te tratan como te lomereces y porque no valoran todo tu esfuerzo, por favor, cuando estés en plena fiesta evita ponerte gallito y mandarle un correo electrónico donde le digas todo lo que piensas de él. Especialmente de su sacrosanta madrecita. ¡Ojo!, también aplica con loscompañeros de trabajo que les dieron el aumento que tú esperabas.

Acaparar la música
Ok, no importa si estásen tu casa o en la de alguien más: no está chido que unborrachito o borrachita acapare el estéreo y únicamente escuche la músicaque el señor o la señora quiera, en ese caso mejor usa tus audífonos y escuchalo que tú quieras.

Intensear conla cantada
Esto va con elpunto anterior. Nadie va a una fiesta –al menos que sea de karaoke– con la intenciónde escucharte a un cantante frustrado. No importa que tanto te guste tal o cual rola, ni que terecuerde al amor de tu vida de la primaria. ¡No cantes! Si no hayotro remedio más que aguantar tus berridos, mínimo hazlo de una forma discretay no haciendo caras y gestos de dolor cuando dices: ¡Pero te vas a arrepentir!

Manejar
Está de más explicareste punto, ¿no creen?

Cantar más fuerte queel Mariachi. Ok, gritar.
No te pongas al lado del vocalista y presumas tu cuidada y bieneducada voz –gritos–. Está chafísima que la voz de un hijo de vecino se escuche más fuerte que la de los músicos que contrataron, a quienes le pagarán por hacer lo que saben. Recuerda que es una celebración y no una competencia para mostrarle a todos lospresentes el poder –de oso– de tu ronco pecho.

Hablar solo
Algunas personas en laborrachera llegan a un nivel de embriaguez tal que les da por
ponerse a hablar solos. Y lo peor es cuando se contestan asímismos. Si no quieres ser taggeado, facebokeadoy demás "ados" entre tus amigos –y los amigos de tus amigos– como el o la loquita quehabla sola –¡horror!– mejor evítate la escena siguiente: (Tu nombre), ¿qué tienes?, ¿otravez estás borracho?". "Shhiií, ¡ya!, estoy borracho…, ¿y qué?

Nota: la frase debe ir acompañada de movimientosde mano, ya saben para hacer un poco más histriónica la cosa.

Jugar con las mascotas
Todos las queremos ydefendemos –especialmente de borrachos molestos como tú–. Por eso, cuando vemos a alguien que quiere "hablar" con nuestro perro a "gruñido" o cuando nuestro gatito quiere huir desesperadamente, saldremos en su defensa. Por muyborracho que andes, NO se te vaya ocurrir molestar al mastín napolitano del vecinoque en tu borrachera imaginas como un arrugado y tierno cachorro que te ladra porque muere de ganas de jugar contigo –o con tu cadáver–.

Serenatastelefónicas
No se te ocurra hablarlea tu ex o a tu novi@ a las 4 de la mañana para cantarle por teléfono unacanción, y menos si es una Luis Miguel o de Timbiriche, simplemente no, no lohagas. Entrega tu teléfono antes de darle un sorbo a tu chela.

Contarle tus problemas a todos
Ok, una fiesta es unareunión para divertirte, conocer gente y reunirte con tus amigos, mismos que seguramente te aconsejaran y ayudarán cuando estés triste, pero no en un reven. Durante una fiesta debes pasartela bien, no quejándote de todas tus tragedias. De verdad, anadie le gusta ir a una fiesta para escuchar lo mal que le va a alguien más. Para eso, mejor se van a tomar un café.

Hacerte el chistosito
Ésta aplica más para loshombres: Una cosa es comentar un chascarrillo o una anécdota graciosa parahacer reír a las personas y otra muy diferente ser el bufón de lafiesta. Si planeas conquistar a la chica que te gustó haciéndote elchistosito, olvídalo a nadie le caen bien los tipos que quieren llamar laatención haciéndose los simpáticos.

Ir solo albaño
Si tunivel de briaguez te provoca la urgente necesidad de ir al baño a vaciar tuestómago de todo el alcohol que has bebido durante la noche, pídele a alguienque te acompañe. De lo contrario corres el riesgo de sufrir algunas mal pasadas, como quedarte dormido abrazando el retrete o enjuagarte la cara y boca conel agua del inodoro. O con otra cosa mucho peor.

Ser morboso
Una cosa es que en lafiesta haya alguien que te gusta y a quien ocasionalmente le eches unamiradita, y otra muy distinta es que te le quedes mirando fijamente, con laboca abierta y haciéndole caras de pervertid@. Si a quien miras no se da cuenta, seguramente alguien más lo hará y se lodirá y eso te podría traer problemas. ¿Recuerdas el capitulo de los Simpson enel que Homero le ve las bubbies a Maude Flanders? Bueno, pues aguas.

Poner el alcohol comopretexto
Si le vas a decir a alguien que te gusta, que te cae mal o le vas a mentar la madre, pues simplemente ¡hazlo! Y ya. Nada más, aguas, al otro día no andes diciendo: ¡Es que no era yo, era elalcohol!.

Aplicar el "Azo"
Es muy chido estar enplena borrachera y tener la gran idea de seguírtela en unCuernavacazo, Acapulcazo y demas “azos”. Nada más que probable es que el único “azo” que te toquesea un borrachazo. Lo mejor y más seguro que podemos hacer en plena borrachera es seguírnosla donde estamos. Y al otro día si las ganas y la cruda nos lopermiten, entonces si continuar con la parranda.

Vomitar
Si alguien te hizo elfavor de desviarse 30kilómetros de su casa para llevarte a la tuya, lo menosque puedes hacer es tener la decencia de avisarle cuando inminentemente vayas a hacerlo. A nadie le gusta que ensucien así su auto. Si ya no pudiste evitarlo, mínimo llénale su tanque de gasolina y págale unalavada y encerada a su auto.

Necear
Cuando uno está borrachose imagina que todo el mundo es un poco tonto y no entiende razones. Lo que enrealidad sucede es que te tomaste
 media botella de tequila que en 5tragos y que aunque lo intentes tu dicción seguirá siendo pésima el resto de la noche.

Criticar
Ésta aplica más en lasmujeres, aunque también en algunos hombres. Si estás criticando a alguien por larazón que sea –su vestido, su corte de cabello, su novio o cualquier otracosa–, intenta hacerlo discretamente. No te le quedes viendo fijamentecomo si la odiaras y después de unos cuantos segundos te voltees a decirlecosas al oído a tu amiga.

Gritar y escupir
Por alguna extraña razón, cuando alguien está borracho en vez de seguir hablando en un volumennormal, le da por gritar, eirremediablemente el grito va a acompañado de saliva. Recuerda de que el hechode que tú estés borracho no quiere decir que los demás estemos sordos o quequeramos que nos llenen la cara de saliva.

Beber de los vasos sindueño
Además de no saber qué alcohol estás tomando, puedes beber algo sólido que acompañe al trago y que nosea precisamente hielo como colillas de cigarro o “pescaditos".

Discutir
No importa si es unvecino enojado, un policía, tu novi@,  tuex o un amig@, en el estado altamente etílico en el que te encuentras cualquierpequeña discusión o mal entendido puede tornarse en un problema mayor, en unadiscusión evita decir la clásica frase: “Qué no sabes quien soy yo”.