Hacen faena a activistas antitoros

Las corridas siguen pese a ley contra maltrato animal

Other Images

Las corridas de toros en la Ciudad de México continuarán pese a la modificación del Código Penal del Distrito Federal para castigar el maltrato animal. Durante el fin de semana se llevó a cabo, sin contratiempos, un espectáculo taurino en la Monumental Plaza de Toros México en el marco de su 67 aniversario.

De acuerdo con las autoridades de la capirucha, esto se debe a que el castigo por maltrato animal previsto en el Código Penal con hasta cuatro años de cárcel y hasta 400 días de salario mínimo como multa, sólo se refiere a los animales domésticos y silvestres.

Y aunque, según las definiciones de veterinarias, los toros de lidia pueden ser considerados animales domésticos, el mismo Código Penal pone como causas de exclusión del delito cuando se cumple con un deber. Y como las corridas de toros están previstas en la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos del Distrito Federal, quedan excluidas de acción penal. O lo que es lo mismo: si le pegas a un perro vas a la cárcel por manchado, pero si el torero se mancha con el toro no hay fijón porque es su chamba.

No obstante, activistas en pro de los derechos de los animales, realizaron actos de concientización en la ciudad durante el fin de semana. El domingo, la organización Anima Naturalis hizo un performance-protesta denominado “En la piel del toro”, donde más de 600 personas semidesnudas se pintaron de color rojo para simular sangre y se adhirieron al cuerpo banderillas similares a las que se utilizan en el toreo como parte del espectáculo. 

Además de los actos de concientización, los activistas buscan frenar las corridas por la vía legislativa mediante una modificación a las leyes locales para que sean prohibidas las corridas de manera definitiva y expresa.

Gustavo Larios, presidente de la Asociación Mexicana por los Derechos de los Animales (AMEDEA), dijo a Chilango que se encuentran analizando la posibilidad de presentar denuncias por maltrato durante las corridas de toros. “La lógica nos lleva a que si se está defendiendo a los animales porque todo el maltrato nos hace daño y que hay una peligrosidad, no tiene que haber excepciones”, dijo.

Aunque su apuesta principal es el cabildeo, y posterior aprobación, de una ley que las prohíba definitivamente, como la que se planteó el año pasado durante la anterior legislatura local.

 “Le vemos más posibilidad y mucho futuro, a lo mejor más que estar peleando en denuncias, nos conviene cerrar el círculo (con una ley que  prohíba las corridas)”.

Mientras que son peras o son manzanas, las corridas de toros se seguirán realizando en el Distrito Federal en un debate que lleva pendiente muchos años.