¿Cómo calculo mi aguinaldo y qué hago con él?

Llegó la temporada navideña y, con ella, el reparto del aguinaldo

cómo calcular el aguinaldo
Foto: Pixabay

Ya llegó la temporada de fiestas. Seguramente estás frotándote las manos de sólo pensar en esa lanita que te caerá después de haber trabajado todo el año. Si no sabes cómo calcular el aguinaldo, el tan anhelado aguinaldo, aquí te lo explicamos. Y si ya lo tienes, quizás sea bueno que conozcas también algunas opciones para que no se te escurra de las manos tan rápido y puedas hacerlo crecer.

Lo primero es entender que, aunque se trate de un «extra» en tu quincena habitual, lo mejor es contenerte y no caer en el despilfarre fácil. Para que la cuesta de enero no te cueste tanto, piensa primero en cubrir deudas, ahorrar, invertir y apartar un poco para fiestas y regalos.

El aguinaldo es una prestación laboral, está respaldada por el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo y «consiste en por lo menos 15 días de salario, el cual debe cubrirse antes del 20 de diciembre de cada año».

Cómo calcular el aguinaldo

Para hacerte una idea de cuánto te toca y ponerte trucha al momento de cobrar, la siguiente fórmula te dirá cómo calcular el aguinaldo: divide tu ingreso mensual bruto entre 30 (que son los días del mes), multiplica por 15 (el mínimo de días a pagar) o por el número de días a los que tu empresa se comprometió cuando te contrató; la cifra final es lo que debes recibir.

Si tienes menos de un año en tu empleo, no te preocupes, también alcanzas una parte proporcional y esa se calcula dividiendo tu ingreso mensual entre 30 para conocer tu sueldo diario, lo multiplicas por 15 o los días que te corresponden y lo vuelves a dividir entre 365 (los días del año). El resultado multiplícalo por los días trabajados: eso será lo que vas a recibir.

Ahora que ya sabes cuánto te va a caer, necesitas hacer un plan para que tu dinero te rinda al máximo. De acuerdo con la Encuesta Scotiabank sobre aguinaldo, 26% de los consultados lo destina para las cenas de fin de año; 21% compra ropa y calzado; 18% lo ahorra; 17% paga deudas y otro 18% paga vacaciones, gasta en salud y hace remodelaciones a su vivienda.

También lee: Regalos de Navidad para que todos te amen

¿Y cómo usar mi aguinaldo?

Ya aprendiste cómo calcular el aguinaldo, ahora es momento de leer los consejos de especialistas en pequeñas finanzas, quienes aseguran que, antes de pellizcar ese dinero, hay que hacer un plan financiero.

«Un ideal debe ser empezar el año sin deudas. Liquidarlas o pagar la que te genera el mayor interés te quitará un peso de encima. También hay que apartar el porcentaje correspondiente a gastos comunes, como colegiaturas y servicios para que en enero no nos agarren en curva», dice Alejandro Sánchez, contador y asesor financiero.

Sánchez también sugiere destinar sólo un tercio del aguinaldo para festividades y regalos, además de no abusar de las tarjetas de crédito ni de los pagos a plazos.

Por otro lado, la economista Elena Segura recomienda invertir una parte del dinero, ya sea en algún tipo de negocio o mercado, o como ahorro voluntario para el retiro.

«Comprar un seguro de gastos médicos, hacer reparaciones en el hogar, darle mantenimiento al auto y crear un fondo de emergencia son otras cosas que no se harían tan fácilmente en otro momento del año y representan una buena inversión a mediano plazo», comenta.

También lee: Esta app te ayuda a ahorrar para tu retiro mientras gastas

Dónde invertir

Aplicaciones dinero celular
Foto: Archivo ShutterStock

Ya te dijimos cómo calcular el aguinaldo y cómo evitar que se evapore, pero, si eres de los que ya domina el arte del ahorro y quieres dar un paso más serio, seguro te interesará el mundo de la inversión. En su página web, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) sugiere «poner a trabajar» el dinero mediante instrumentos de inversión.

Lo primero que tienes que hacer es definir en qué quieres invertir, por cuánto tiempo y qué cantidades. Después debes elegir un instrumento de inversión y existen de dos tipos: de renta variable, como las acciones y los fondos de inversión, en los cuales no sabrás cuánto será el rendimiento hasta finalizar el plazo, y de deuda, emitidos y respaldados por el gobierno federal o instituciones financieras, es como si prestaras dinero para la puesta en marcha de proyectos públicos y privados.

Entre los instrumentos de inversión de deuda están los Certificados de la Tesorería (Cetes), que se compran desde $10; en estos casos, de acuerdo con la Condusef, puedes conocer de cuánto será la ganancia desde el momento en que los compras, aunque su rendimiento es bajo.

Otras opciones para invertir tu dinero son los Bondes o Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal, que te pagan intereses cada 28 o 91 días, tienen plazos de 1, 3 y 5 años y puedes entrarle desde $100. También puedes invertir en los Pagarés con Rendimiento Liquidable al Vencimiento (PRLV), que son títulos a corto plazo emitidos por entidades crediticias. Puedes comenzar desde $1,000 y la garantía la otorga el banco emisor.

 Si te gustan el arte y los espectáculos, Weeshing es una plataforma donde se encuentran promotores de conciertos y fans inversionistas. Para empezar es necesario ingresar a la página, llenar un registro, elegir un evento de interés y analizar todas las variables de rentabilidad. Sugerir un monto y acceder a un simulador para conocer cómo podría  comportarse la inversión. Al aceptar sólo será necesario hacer una transferencia electrónica y esperar los resultados de los shows.

O si te interesa el crowdfunding, puedes consultar la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo (Afico) para conocer cuáles están acreditadas en México y los proyectos con los que cuenta cada una antes de decidir dónde invertir tu dinero.