Así son las cabinas para dormir en el AICM

¿Falta mucho para tu vuelo? Ya puedes dormir en estas cabinas futuristas.

cabinas-para-dormir-en-el-aicm-1
Foto: IzzzleepLas cabinas para dormir en el AICM son muy parecidas a las que hay en Japón.

Si la última vez que se canceló o se difirió tu vuelo, rogabas a todos los santos del cielo por tener una cama cerca (sin tener que pagar el Hilton, por supuesto), ya hay una opción para ti: las cabinas para dormir en el AICM.

Se trata de unas cápsulas con aire futurista (son muy parecidas a las que operan en Japón), que puedes rentar por un mínimo de 2 horas, con una tarifa de $160 por hora, o por $600 toda la noche, ambos costos más impuestos.

cabinas-para-dormir-en-el-aicm-7
Foto: Guillermo Gutiérrez

¿Y cómo son por dentro las cabinas para dormir en el AICM?

Las cabinas para dormir en el AICM fueron inauguradas el pasado 17 de agosto y el hotel que las alberga se ubica junto al estacionamiento de vuelos internacionales y muy cerca del área de comida de la Terminal 1. En total tiene espacios para 40 personas.

Como lo harías en un hotel convencional, el proceso consiste en registrarte para recibir una tarjeta-llave, toalla, cobija y una botella de agua. Al fondo de los pasillos encontrarás el área de baños y regaderas.

cabinas-para-dormir-en-el-aicm-2
Foto: Guillermo Gutiérrez

Lo que nos hizo recordar que no estábamos en un hotel común fue la apariencia de las cápsulas para dormir en el AICM: pequeños cubículos con aire futurista, iluminados por una luz tenue y distribuidos en lo que parece una nave intergaláctica.

El interior es pequeño, pero suficiente para estar cómodo: dos puertos USB, enchufes para cargar tu celular, una caja de seguridad, un videojuego, TV con catálogo de películas, wifi, extintor y una alarma de humo (obviamente, no puedes fumar ahí).

cabinas-para-dormir-en-el-aicm-6
Foto: Guillermo Gutiérrez

Como recomendaciones generales: entra sin zapatos y no lleves comida, se trata de mantener la higiene; debes salir al pasillo para hablar por teléfono, porque todo se escucha y el chiste es descansar.

Los encargados nos contaron que la idea de las cabinas para dormir en el AICM surgió porque algunos pasajeros deben esperar horas en una conexión o casos de vuelos diferidos y no tenían un lugar para descansar o darse un regaderazo.

También te recomendamos:

Caminar la CDMX sin tropiezos

Un Chapultepec para Santa Fe

Millennials con derechos