20 clásicos de novia mandona

Hasta el más macho cae en sus garras

Hasta el más macho se ha visto involucrado en una relación en la que la mujer lleva los pantalones. Ella es la que decide qué se hace y qué se deja de hacer. Aunque lo nieguen, en el fondo les encanta: es una mezcla exótica entre el ¡guácala qué rico! y el placer culposo de haber logrado tener a su lado a alguien que les costó trabajo. Nadie quiere una mujer tonta y abnegada, las mujeres con pantalones están de moda aunque les saquen canas verdes.

Lean 20 características de estos personajes; y si su novia hace más de 10 cosas del listado, entonces mándenla a volar… si pueden

Una cosa son pantalones y otra una domineitrix (látigo ¡jayaaaa!)

 

1- Controlan la forma en que tienen sexo

Le gusta elegir tus movimientos, la actividad sexual que tendrán ese día y hasta el tiempo aproximado en que debes terminar con el sainete. Su pretexto recurrente para no tener sexo es “hoy no, me duela la cabeza”. Jamás quiere experimentar cosas extrañas y, como tú estás tan dominado por ella, ni siquiera te atreves a proponer nada.

 

2- Sus planes son la ley

En todos tus planes encuentra el pretexto perfecto para decir un no rotundo a la invitación. Ya sea que tus amigos son unos mal educados, que la música no le gusta o que no la integran como sus amigas te integran a ti. Tiene un rostro muy expresivo, así que no necesita más que alzar la ceja para que cambies el mensaje.

 

3- Chantaje sentimental

Es una maestra para hacerte sentir mal. Tiene un don impresionante para controlar tus respuesta por medio de sus reacciones. Lo peor es que estás tan enamorado que basta con que haga un poco de pucherito para que cedas ante sus deseos. Usa frases como: “¿qué voy hacer ahora?, yo pensé que irías conmigo”, “vete, no importa… pero después no te quejes”, “yo jamás te haría algo así”.

 

4- Te cuida como si fuera tu mamá

Cuando hace frío es la primera en decirte: “Ponte tu suéter, hace mucho frío”. Las mandonas en grados peligrosos son capaces de sonarte enfrente de mucha gente cuando “creen” que tienes moquitos. Eso ya son palabras mayores.
Este defecto puede resultar beneficioso cuando fungen un papel de calendario-recordatorio y están alertas a todos tus pendientes: “Ya va ser cumpleaños de tu hermano, cómprale un regalo”.

 

5- Critica tu alimentación

Si eres antojadizo y muy atascado, la novia mandona se preocupa por la forma en la que comes: “Gordito, ya llevas 26 tamales, tranquilo”, “oye amor, ¿no crees que esa gordita de chicharrón tiene mucha grasa?, luego te da la gastritis”, “tienes una herencia genética muy peligrosa, ya no comas tanto dulce”. Resulta muy molesto, pero en el fondo te está haciendo un bien. Ya pareces pelota.

 

6- Habla por los dos

Externa las opiniones que tenga sobre cualquier tema en plural; ella no piensa por sí sola, te incluye en ese pensamiento: “pues nosotros no estamos de acuerdo”, “no vamos a poder ir, tenemos un compromiso”, “odiamos esa música”, “estamos en contra de”. Lo peor del caso es que no te consulta antes de decir toda esta bola de jaladas.

 

7- Ella decide qué música escuchan

Es completamente intolerante a los géneros musicales que tu escuchas. Así que no te extrañe si cambia la música de tu coche sin preguntar o baja el volumen a cero. Cuando ella está hay que escuchar lo que a ella le gusta. Nadie quiere que se ponga de genio, ¿o sí?, ¡qué miedo!.

 

8- Te obliga a ir a todas sus fiestas familiares

Ser su novio implica ser parte de su familia. No hay manera de que escapes a sus fiestas con tíos y primos. Lo peor es que resultan terriblemente aburridas y duran horas y horas. Si tu partido de futbol se cruza en el camino te la pelas, tendrás que verlo sólo en resumen.

 

9- Te prohíbe tener amigas

Toda mujer que ronde por tu vida es una zorra: ex novias, compañeras del trabajo, amigas, cuatas, conocidas. Ufff y que no se les ocurra ponerte un mensaje público en Facebook porque no te la acabas. Es imposible que salgas a solas con ellas. La novia mandona te lo tiene prohibidísimo.

47176y
y (y)

10- Cuándo te llama, pregunta muchas cosas

Sus llamdaas telefónicas parecen del ministerio público: “¿dónde estás?, ¿con quién?, ¿por qué?, ¿cómo?, ¿cuánto tiempo?, etc”. Lo más molesto es cuando después de contestar todas esas preguntas todavía se atreve a decir “¿y eso?”. Te tiene bien vigilado. Imposible mentirle.

 

11- Ataca todas tus redes sociales

Es como un perrito meando los arbustos para marcar su territorio, nada más que ella opera de manera diferente: escribe diario algo “lindo” en tu muro como señal de advertencia para los demás. Aunque en realidad eso “lindo” significa “tiene novia, eh”. Cualquier cosa que escribas la comenta, agrega a todos tus amigos y hasta familiares. ¡Qué estrés!.

 

12- Te obliga a cambiar tu foto de perfil

Por medio de chantajes sentimentales logra convencerte de que tu foto de perfil en Facebook debe de ser una en la que salgan los dos. Si está loca, te pedirá hasta tu contraseña y ella diseñará tu perfil.

 

13- Da por hecho que cancelarás tus planes

Si tus planes interfieren con algo que ella quiere da por hecho que los cancelarás: “obvio no vas a ir a ese concierto, ¿verdad?, ya habíamos quedado”, “olvídalo, ese día tienes que acompañarme de compras”. Si no cedes a su voluntad estás metido en graves problemas. ¡qué pesadilla!.

14- No pregunta, asegura

Le gusta recibir un sí por respuesta siempre, así que asegura todo lo probable y como tú estás dominado, eres incapaz de decirle no a nada: “vamos a ir”, “me tienes que dar”, “obvio vas a cancelar eso”.

 

15- No sabe dar las gracias de nada

Este es el punto pesadilla de la nota. Si tu novia controladora no es capaz de ser agradecida, mándala muy lejos. Dar es un acto maravilloso, pero sin retribución no puede funcionar. El respeto es la base de cualquier relación. Pídele un “gracias” y un “por favor” mínimo. Educación básica de tercer grado.

 

16- Cambia tu look poco a poco

Si no le gusta tu corte de pelo será lo primero que intervenga, después seguirá con tu closet, pasando por tus playeras de futbol, hasta llegar a tu loción y cera del pelo: “Esta marca no me gusta, prefiero que te pongas esta”. Lo único bueno del asunto es que te va poner más guapo y te va quitar lo teto: “quiero mi playera de Star Wars”.

 

17- Mil llamadas al día

Te marca mínimo tres veces al día, además de mandar miles de mensajes de texto para saber cómo estás. Es muy cariñosa, pero su exceso de miel puede resultar controlador. Olvídate de no contestar una de sus llamadas porque estarías en problemas.

18- Se queja todo el tiempo de tu forma de manejar

La pesadilla de todo hombre hecha realidad, una monigota que te esté diciendo cómo manejar tu carro último modelo. Es nerviosa así que cualquier movimiento en falso hará que omita ruiditos: “uy uy uy uy uy, casi chocamos”, “ay amor, ten más cuidado, ve más lento”, “uffff, te falta pericia”, “mmmmm, vete cargando a la izquierda, ándale”. El infierno hecho realidad.

19- Si vas al cine, ella elige la película

Tu nuevo género favorito deben de ser las chick flicks. Cuando vas al cine no hay otra opción para ella. Ver ciencia ficción prohibido, olvídalo. 

20- Te censura el lenguaje

Cuando dices una grosería suena una chicharra, perdón un reclamo de ella diciendo algo como: “bebé ya quedamos que no vas a decir esas palabrotas”. Esto podría suceder enfrente de tus amigos y, obviamente, no te la vas acabar. Ten cuidado.