Una manita de gato

Caballeros, no se nos queden dormidos, que también sus íconos de la infancia han recibido una reconstrucción facial-corporal marca “i cant believe its not butter”. Los gatunos Thundercats, por ejemplo, han perdido sus masculinos rostros ochenteros por andróginas recreaciones basadas en la estética del manga. Nosotros diríamos que pasaron por un lifting de los párpados, rinoplastia, reconstrucción del menton, lipectomía, un curso intensivo de Insanity y horas en entintados de salón. El resultado es un adiós Chitara y konnichiwa Chitala.

59233Thunder
Thunder

No se preocupen, la espada del augurio los sigue protegiendo de todo mal y probablemente mantengan 8 de sus 9 vidas (una la perdieron durante la cirugía de removimiento de costillas).

Resulta irónico entonces que si las caricaturas americanas estén haciendo lo posible por empezar a parecerse a las japonesas, sean los animés de antaño los que hayan decidido reinventarse también. La nueva saga de Saint Seiya (bastamente conocida como Caballeros del Zodiaco) tiene a los santos de las armaduras de bronce rejuvenecidos como si llevaran años comiendo orgánico, con las caras más limpias que nunca, los cuerpos más delgados que nunca y las proporciones mucho más basadas en Adriana Lima que en Bruce Lee.

Curiosamente es ahora que los Caballeros verdaderamente parecen de 13 años y no de 25 como en nuestros tiempos (sí, todo este tiempo fueron sólo pubertos. ¡Sorpresa!) Ahora lo sabemos, tras vencer a Fénix, Poseidón y Hades todavía había un villano que derrotar y ese era Cronos… el tiempo.

59234Caballeros
Caballeros

No nos toca juzgar a nosotros, después de todo, la ley de la selva especifíca que el que no se reinventa pierde relevancia. Puede no ser la ley de la selva, sino la de Madonna, pero ustedes entienden el punto. Mientras los seres de carne y hueso nos inyectamos botox hasta parecer el David y rompemos la jiva de nuestras narices porque en alguna ley se especificó que las jorobas faciales son el octavo pecado capital, las carícaturas tienen el poder de borrar trazos con una varita mágica (o una goma…o manzanita Z) y con ayuda de un cincel, mucho más funciona que el bisturí, simplemente trazar nuevas líneas más adecuadas con los tiempos modernos.

Aplaudamos que mientras nuestros héroes permanezcan prismacolor, Goku, Candy Candy y David el Gnomo van a permanecer eternamente bellos bellos, pero tristemente allá afuera, nos va a tocar ver envejecer a Seinfeld.