Top: Mejores películas del 85

Como el arte siempre está presente incluso en los episodios más negros, te presentamos cuáles eran las películas de moda cuando el terremotó más desastroso azotó nuestra ciudad:

Fuera de África: La obra maestra de Sydney Pollack. Narra la vida de una mujer danesa en el “continente negro” y su búsqueda de amor y cobijo a manos de un hombre que no es su esposo. Se puede ver a una de las parejas más importantes (románticamente hablando) del cine: Meryl Streep y Robert Redford.

El color púrpura: Una película subestimada y la gran perdedora en los Óscares (más de 10 nominaciones, ningún premio). En ella Spielberg deja los infantilismos y nos muestra su talento como cuenta-historias melodramáticas. Una mujer de raza de color vive inclemencias hasta que decide controlar su propio destino. Gran actuación de Whoopi Goldberg y una ambientación excelsa. Si quieres ver cómo era Oprah antes de bajar de peso…

 
Ran: Basada en el “Rey Lear” de Shakespeare, Kurosawa maneja nuevamente el feudalismo japonés con maestría y decoro. No ganó como Mejor Película Extranjera, pero las batallas son de los mejor del cine oriental. Lástima que todo lo bueno que sabíamos de samurais, fue destrozado por Tom Cruise

.
El club de los cinco:
O sea la mera mera cinta que retrató la forma desangelada en la que la juventud gringa veía su futuro. A pesar de los clichés y estereotipos, cada personaje post-puberto es retratado con sus altibajos. En retrospectiva, no sabemos qué fue más triste: la carrera sin gloria de los protagonistas, o sus atuendos vistosos y que ahora causan nostalgia (¡Pero qué copetotes!)


Volver al futuro:
Con la primera parte de este trilogía, Marty McFly y el “Doc” Emmet Brown, fusionaron una serie de culto y ciencia ficción ligerita. Con un DeLorean, plutonio y 88 millas por hora, ambos viajan por el tiempo. Su look y música marcaron la generación.

Brazil: Si juntamos la visión futurista de George Orwell con el corrosivo análisis de la psique humana de Terry Gilliam, el resultado es fantástico. En este largo, la burocracia y la tecnología son una parodia de la pereza e incomprensión del hombre vanguardista.


Goonies:
La aventura predilecta de todos los niños (lo sentimos, Chabelo): un grupo de amigos se aventuran a encontrar un tesoro escondido, antes de que unos mafiosos lo hagan, y así salvar a su pueblo de un desalojo. Aparece Sean Astin, famoso por ser el compañero (¿nada más?) de Frodo, Samsagaz Gamyi.