Top 10: Renta para el Día del Niño

10 – Pequeños gigantes (Duwaye Dunham, 1994)
Cinta motivacional para aquellos niños que no son precisamente los mejores atletas. Recomendable justo antes de jugar un partido de tocho. Aunque es algo vieja, te puedes echar un taco de ojo con grandes estrellas del emparrillado de hace algunos ayeres: Emmit Smith y John Madden (aja, el de los videojuegos).

9 – Los Goonies (Richard Donner, 1985)
Divertida y ochentera peli de una banda de amigos dispuesta a buscar un tesoro y salvar a su pueblo. Sale “Samwise Gamyi” como el regordete líder de la bada que, por qué no, podemos llamar de culto. Ah, otro dato: el hermano mayor de “Sam” es ni más ni menos que Josh Brolin, el protagonista de Sin lugar para los débiles.

8 – La Guerra de los botones (John Roberts, 1994)
Gran novela hecha película. En una escuela se forman dos bandos que luchan los unos contra los otros en batallas infantiloides. Esta cinta británica es de corte independiente y te hará querer salir a la calle (o mejor dicho al parque porque todo se desarrolla en el campo) y armar una “bandita” de amiguitos. Si ya estás grande, aguas con la lagrimita.


7 – Spy Kids
(Robert Rodríguez, 2001-2003)
Un par de hermanos superdotados que gracias a la profesión de sus papis, salvan a un mundo con sus gadgets fabulosos. Sí, la dirige Robert Rodríguez. Aunque no lo creas.

6- Un gran chico (Chris & Paul Weitz, 2002)
Un chamaco antisocial le enseña el sentido de la vida a un egocéntrico y adinerado treinateñero. Ay, eso ni pasa. Como plus: la banda sonor es un deleite auditivo.

5 – Mi pobre angelito (Chris Colombus, 1990)
El gritón Maculay le da su merecido a dos pilluelos en plena Noche Buena. Y lo hizo dos veces, la primera en su tranquilo hogar suburbano de Chicago y la segunda, en Nueva York. Además, es un clásico navideño.

4 – Quisiera ser grande (Penny Marshall, 1988)
Un morro que pide el deseo de ser mayor y de un día para otro se convierte en…gulp… ¡Tom Hanks! ¿Es eso una fortuna? Al menos trabajaba en una compañía de juguetes y tuvo chance de tener un mini-amor con la entonces sensual Elizabeth Perkins.

3 – Harry Potter (Columbus, Cuarón, Newell y los futuros directores siguen en suspenso, 2001 – ¿?)
Supuestamente, es el mago en potencia más poderoso de toda la historia. Qué más se puede decir. Quieren spoilers de la última entrega de H.P… sólo se dirá que enfrenta en un duelo mortal a Ya-Saben-Quién.

2 – El Mago de Oz (Victor Fleming, 1939)
Clásico de clásicos, la mejor película infantil de la historia. Tip para tarde de ocio: hacer la comprobación de la leyenda urbana de su coincidencia con el Dark Side of the Moon de Pink Floyd.

1- E.T. (Steven Spielberg, 1982)
Elliot y su poderosa amistad con un alien de corazón rojo luminoso y amante de la cerveza. Sí, el pañuelo desechable tiene que venir incluido. La bicicleta voladora, no.

Ahora dinos tú, ¿qué cinta infantil recomiendas?