Top 10: Actores que le cantan (Parte 2)

Sí, hace unas semanas hicimos el primer Top, pero sentimos que nos faltaron algunos (y que ustedes sugirieron)… Así que, aquí está la continuación:

 

10 – Jack Nicholson: En Locos de ira, a pesar de los gatos gordos y un final bastante absurdo, esa cinta tiene su momento culminante cuando este “psiquiatra” le pide a Adam Sandler que cante “I Feel Pretty”, causando embotellamientos en un puente neoyorquino. ¡Gusfraba!

9 – Milla Jovovich: La hermosa modelo, cuando se mete a proyectos independientes, arroja algunas buenas actuaciones, como en Dummy, junto a Adrien Brody. Interpreta a una white-trash que sueña con ser rockera, y lo consigue cantando en una boda judía.

8 – Jude Law: El niño bonito inglés tiene en Mr. Ripley una de las mejores escenas de jazz de los últimos tiempos. En un tugurio italiano canta “Tu Vuo Fa LAmericano” mientras Matt Damon lo desnuda con la vista.

7 – Michelle Pfeiffer: Si hay una mujer que logré unir sensualidad y canto (quién fuera piano) es sólo y únicamente la Pfeiffer.

6 – Scarlett Johansson: En Perdidos en Tokio su carrera tomó un rumbo definitivo (ok, y la de Murray también… y la de Sofía), y como buena turista en el lugar que le dio título a la cinta, no pudo pasar por alto una visita al karaoke. ¿Qué diantres le dijo Bill en el susurro del final del film, algún consejo vocal?

5 –  Hugh Grant El rey de las comedias inglesas melosas, tuvo un papel que le quedó como anillo al dedo en Un gran chico: un egocéntrico hombre que se niega a crecer. Sin embargo a lo largo de los minutos evoluciona y ayuda a su amigo infante a cantar de una manera ñoña “Killing me softly”. Yo también le hubiera aventado de cosas.

 4 – Julia Roberts/ Cameron Díaz/ Rupert Everett: Este es un clásico (la escena musical, no la cinta): justo antes de la boda –de un mejor amigo—la dama de honor y la novia acompañada de un séquito de familiares, cantan a capella “I Say A Little Prayer”. Sólo por eso se dieron cuenta que su “prometido” era gay.

 3 – Adam Sandler: Casi canta/baila/hace tonterías en todas sus cintas; pero en El cantante de bodas se lleva las palmas. No sólo la historia era hilarante, sino la ambientación ochentera era genial. Hay dos rolas: la dedicada a su ex (con según él, influencia de The Cure) y la megahiperarchirecontra cursi que le canta al final a Drew.

 2 – Gael García: Es de los pocos hombres que se ven bien de mujeres (como el cantante de Hanson… aunque creo que lo de él no era intencional). De la mano de Almodóvar, trabajó en La mala educación y sedujo con una interpretación cachonda de “Quizás, quizás, quizás” luego vinieron las vueltas de tuerca del guión y nos quedamos con cara de “Qué pachoooo”.

 1 – George Clooney: Este tipo es un genio: director/actor/activista político y por un rato, un fetiche de los Coen. En la adaptación bizarra de La Odisea, Ulysses Everett McGill y su grupo hechizo de folk los Calzones mojados, interpetan “Man of Constant Sorrows” el éxito campirano de los años 30. Clooney demuestra que el talento le brota.