Miniguía para ahorrar en el cine

Sácale provecho a la pantalla grande

Getty Images

Ir al cine no tiene por qué ser inaccesible o dejarte en la bancarrota, el precio de entrada va desde los $135 en las salas más exquisitas, hasta los accesibles $24 por boleto. Así que si te gusta disfrutar de la pantalla grande pero andas corto de presupuesto, aquí te dejamos una práctica miniguía que te ayudará a ahorrarte unos pesitos.

Ubicación: El precio del boleto varía según el lugar donde se encuentre el establecimiento, como dicen por ahí, si está en una zona nice o en un Centro Comercial, terminas pagando ese lujo. Ir a un cine más lejano puede hacerte el paro, con todo y pasajes incluidos, un plus es que conocerás otros cines. 

Es tiempo de dulcería: Porque cine sin palomitas no es cine, el costo también cambia según el lugar donde estés. Si vas a entrarle a las palomas, el chesco y algo más, o si vas con pareja o amigos, te conviene más comprar un combo, a que cada quien agarre por separado.

Disponibilidad: Antes de salir de tu casa, checa la disponibilidad de la película que quieres ver. Puedes llamar al cine o chécalo en internet y ahórrate una vuelta en vano si no hay lugares para la función que tú quieres, sobre todo si no quieres ver otra película en cartelera.

Don miércoles: Toma en cuenta que este día es parejo con todos y nos ha hecho el paro desde tiempos remotos con su finísimo 2×1, y si bien no todos te lo vienen manejando, algunos se mochan con un descuentito.

Da el charolazo: En muchos cines hay descuento para estudiantes, gente de la tercera edad, maestros, miembros de instituciones específicas (con credencial vigente) y niños, pregunta en taquilla y ahórrate una lana.

Prueba otras butacas: No nos referimos a que cambies de modelo o le pongas el cuerno a la actual. Hay lugares bastante accesibles a lo largo y ancho de la ciudad para ver cine por $50 pesos  o menos (con sus respectivos descuentos), entre ellos: Cineteca Nacional, Cine Lido, Centro Cultural Digital, Cine Tonalá, salas de cine de la UNAM (Centro Cultural Universitario, CCU Tlatelolco, Cinematógrafo del Chopo), Cinemanía, Cinemanía Parque Huayamilpas, La Casa del Cine y el Cine Teresa (que ya no pasa porno) por 20 varitos en fines de semana.

De a grapa: En algunos museos o cineclubes hacen ciclos o proyecciones y la entrada es gratuita. Film Club Café, Museo de Arte Carrillo Gil, Cine Club Condesa, Munal, Cine Tonalá y más.

Tarjetas: Tener la tarjeta de socio o invitado especial de Cinépolis y Cinemex tiene muchas ventajas, las de ley son promociones exclusivas en taquilla y dulcería; martes al 2×1 en cualquier función y te abonan 5% de tu compra en puntos (cada punto equivale a un peso y lo puedes utilizar en taquilla o dulcería, aprovéchalos); y si juntas un mínimo de visitas en un semestre o al año (según el cine), tu tarjeta sube de nivel y obtienes más beneficios.

Ahora sí puedes ir al cine sin miedo a desfalcarte, con todo y engordadera incluida.