Soundtracks y “su música”

Exclusiva con Quentin

 

Hay algo que me llamó la atención, de un tema que en México te ha elevado a un nivel de culto: la elección de la música para tus cintas. Esta vez utilizaste a Bowie para sonorizar una escena de 1940… ¿por qué ese desfase cronológico?
Esa canción de Bowie fue escrita para la cinta “Cat People”  de Paul Schrader, pero nunca  me gustó cómo la usó, porque de hecho, nunca lo hizo: sólo la puso los créditos finales. Yo pensé «si tuviera una canción tan buena,  le crearía una escena de 20 minutos». Y lo hice. Además de que esa secuencia es bellísima, la letra refleja la situación de Shossana (Melanie Laurent), es como un monólogo interior.

Conoces mucho de soundtracks, ¿es tu placer culpable en la música?
Sí. Mi mayor colección son los soundtracks de los años 60 y 70, es música que tengo desde que era un niño. Los tengo ordenados de la A la Z. Aunque hay géneros que tengo separados del resto, y son mis discos de Spaghetti Western, Blaxplotation, cine de espías y cine de motociclistas.

Y cuál es tu favorito…
Uy, no sé, es difícil. Siempre hay uno que me gusta más que al otro según las
épocas, pero al final del día el mejor para mí es del  El bueno, malo y el feo. Aunque prefiero la versión de Hugo Montenegro porque tiene todas las canciones de “La Trilogía del Dólar”

 

¿Cuál es la canción que más has escuchado últimamente?
Desde que salió el disco “Oh, Mercy” de Bob Dylan, no he podido dejar de oír la canción “Political World”. Aunque ahorita también estoy escuchando mucho el soundtrack de Bastardos sin gloria.

 

¿Cuál crees que sea la canción que más te representa?
No sé si tenga, pero una antigua novia me dijo una de Kate Bush, “The Man With The Child In His Eyes”

 

¿Y tu programa de televisión favorito?
Pues estuve en Alemania un año así que ya no estoy al corriente con las series, pero antes estuve muy clavado con Entourage y Battlestar Galáctica, aunque tuve que alejarme de la tele, porque me di cuenta que no estaba yendo al cine tan frecuentemente. Eso no lo puedo permitir.