Sacro Gra, el documental ganador en La Mostra de Venecia

León de Oro

VÍAEFE
EFE

El documental italiano “Sacro Gra” ganó de manera sorprendente el León de Oro en la 70 Mostra de Venecia, que se cerró con un palmarés que otorgó dos premios a la griega “Miss Violence”, de Alexandro Avranas, el León de Plata a la mejor dirección y la Copa Volpi masculina para Themis Panou.

Un palmarés que sorprendió mucho, como ya había anunciado el presidente del jurado, Bernardo Bertolucci, en la rueda de prensa del primer día, especialmente en lo que se refiere al galardón principal, un discutible León de Oro que regresa a Italia tras 15 años de sequía y que es el primero que va a parar a un documental, género que se estrenaba en Venecia.

Gianfranco Rosi consiguió el León con su historia sobre el “Grande Raccordo Anulare”, la carretera de circunvalación que rodea Roma, que ha recorrido durante dos años para mostrar las personas que viven a su alrededor y que forman todo un submundo de la capital italiana.

“Todo el jurado ha sentido la fuerza poética del filme de Rosi”, afirmó Bertolucci en una rueda de prensa tras la entrega de premios, en la que aseguró que “el León de Oro se ha dado con mucho entusiasmo y con un acuerdo en la primera votación, sin unanimidad”, pero al que nadie se opuso.

El premio especial del jurado fue para “Die Frau des Polizisten” (“La mujer del policía”), de Philip Gröning, que fue el peor recibido del palmarés y que, como “Miss Violence”, trata sobre la violencia doméstica con una puesta en escena innovadora y en la que las imágenes son mucho más importantes que las palabras.

El filme favorito y que más había gustado en Venecia, “Philomena”, de Stephen Frears, se tuvo que conformar con el premio al mejor guión, un brillante trabajo de Jeff Pope y Steve Coogan, que también era coprotagonista del filme junto a Judi Dench, a la que todo el mundo apuntaba como ganadora de la Copa Volpi.

Y el Gran Premio del Jurado, el más aplaudido de la noche, fue para la desoladora historia de desigualdades sociales “Jiayou” (“Stray Dogs”), de Tsai Ming-Liang, cineasta que anunció en Venecia que probablemente abandonará el cine ante la incomprensión que encuentra.

Pero lo que quedó claro hoy en la ceremonia de entrega de premios fue que el ganador de la 70 Mostra de Venecia fue Bernardo Bertolucci, recibido por toda la sala en pie y con la mayor emoción de la noche.

Y cuyo criterio se ve claramente en todas las elecciones de un palmarés marcadamente italiano y que ha evitado al cine más convencional, como el que representa Frears y que, por primera vez en la historia de Venecia, ha entregado el León de Oro a un documental.